Calla un momento

Hanna Johansen
Ilustraciones de Jacky Gleich
Salamanca: Lóguez, 2002

Todo lo que nos rodea, suena. Hanna Johansen, autora del conocido Pes también publicado por Lóguez, presenta a dos niños en su habitación jugando a escuchar lo que suena a su alrededor. En un lenguaje poético (el texto original está escrito en alemán) que basa su ritmo en la repetición de preguntas y respuestas, la autora nos invita a contemplar lo que está dentro y lo que está fuera, la calle y la casa, lo que está arriba y lo que está abajo, y para acabar, también lo que está dentro de uno.

Pararse a escuchar es una buena razón para callar, pero también para hablar y adivinar: en este juego es fundamental la relación que se establece entre la palabra y las magníficas ilustraciones de la alemana Jacky Gleich. Los dibujos, cera sobre fondos marrones, tienen un gran atractivo: los primeros planos de los niños en acción, en posturas y perspectivas forzadas, mostrando gran vitalidad (¡cómo resalta la melena rojiza de la niña sobre los fondos tostados!); los delicados juegos de transparencias en los cristales que dan a la calle (por cierto, a ver quién descubre a una señora paseando bajo a lluvia a un pez atado a su correa) o de los reflejos de los apresurados viandantes en el agua de los charcos; las pequeñas historias secundarias como fondo de la imagen principal y que aparecen encadenadas (perro que asusta a gato, gato que sube a árbol a ver un nido…), el ruido que nos parece percibir al ver una calle en plena actividad cotidiana.

Otros libros tratan el tema de los ruidos desde la perspectiva del miedo y su superación, incluyendo al adulto que ayuda a solucionar el problema. En este, los niños van a la calle, atraídos por lo que suena ahí fuera, participan de esa realidad ruidosa como espectadores, pero también como protagonistas de un juego pictórico que rompe las proporciones y les permite saltar al lomo de una mosca, sentarse dentro un nido de pájaro o columpiarse en el arco iris; y vuelven a su habitación, para seguir jugando y haciendo ruido. No se pierdan la tierna imagen del niño buscando el latido de su amiga bajo la camiseta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *