El pequeño Jorge y el dragón

Aron Dijkstra
Traducción de Maria Rosich Andreu
Valencia: Algar, 2018

Jorge es un joven caballero que decide subir a una alta montaña a enfrentarse a un fiero dragón para liberar de esta temible criatura al pueblo que habita en ese valle. Pero no va a ser una tarea tan sencilla como en un principio se había planteado y, de hecho, lo va a tener que intentar varias veces antes de encontrar la manera de vencer al escupefuego.

A veces estamos tan cegados por nuestros propios intereses que no nos planteamos cuáles pueden ser los intereses de los demás, o si tan siquiera quieren lo mismo que nosotros. Nos creamos con demasiada facilidad la necesidad de luchar, de ganar, de vencer. Por otro lado, a veces nos vemos forzados por las circunstancias, por aquello que se espera de nosotros sin que nadie realmente nos lo haya impuesto. Así, nos encontramos en la obligación de demostrar lo que valemos, de qué somos capaces.

A través de las coloridas y detallistas ilustraciones que dan vida a un Jorge pequeño solo en estatura (no en valor) y a un apacible y amigable dragón rojo que no parecen encontrar la manera más adecuada de enfrentarse, esta historia sorprende porque con aparente sencillez nos plantea una profunda reflexión sobre el valor, la soledad y las «hazañas» que nos guían en la vida. Muestra al lector que, a veces, los grandes problemas se pueden resolver de una forma simple, mucho menos enrevesada de lo que parece en un primer momento. En ocasiones, hay más de una posible solución, y la válida no siempre es la más evidente.

La maravillosa obstinación de Jorge y, a la vez, su capacidad para aceptar cuándo hay que dejar de intentarlo resultan conmovedoras; y es hermosa la idea de que la amistad puede surgir de la forma más inesperada entre los seres más dispares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.