A la caza del fuego (Arenas de Arawiya, 1)

Hafsah Faizal
Traducción de Eva González
Madrid: Hidra, 2019

La crítica considera el libro Rebeldes de Susan E. Hinton, publicado por primera vez en 1967, como el iniciador de la temática realista dentro de la narrativa juvenil. Sin embargo, a finales de los años 90 se empezó advertir cierto “hartazgo” de realismo y la fantasía se proclamó como el nuevo género en alza que todavía goza de muy buena acogida en la actualidad, a juzgar por los muchos títulos que se publican cada año.

Por su parte, el género fantástico se caracteriza por presentar mundos alternativos al mundo real que suelen habitar seres mitológicos o pertenecientes a la tradición folclórica y que se rigen por leyes espaciotemporales específicas. La entrada a estos nuevos mundos es diferente en la «fantasía doméstica» donde los personajes pertenecen al mundo real y acceden a universos imaginarios, por ejemplo, a través de una madriguera como ocurre en Alicia en el País de las Maravillas. Por el contrario, en la «alta fantasía» o high fantasy la historia nos introduce desde el principio en un mundo desconocido donde la magia es algo natural. Estos nuevos mundos creados proporcionan a los lectores claves de interpretación y pautas de comportamiento que, a pesar de estar envueltos en lo extraordinario y la magia, ofrecen modelos de conductas sociales, favorecen el pensamiento crítico y muestran experiencias que permiten disfrutar al mismo tiempo que enseñan.

Los jóvenes se sienten atraídos por la fantasía en todas sus formas aunque, como afirma la escritora y editora argentina Karina Echevarría: “No lo hacen para evadirse de la realidad, como suele creerse, sino para traer a la realidad algo que está faltando o que no pueden ver tan claramente. Entonces eligen novelas maravillosas en universos inventados en los que la magia adopta el color de quienes la manejan, porque hay buenos y malos, luces y sombras, pero suelen estar claras las posiciones de cada uno”.

Uno de los títulos del género fantástico publicado recientemente y que merece toda nuestra atención es el primer volumen de la saga Arenas de Arawiya titulado A la caza del fuego, de Hafsah Faizal, cuya trama es la siguiente:
desde que las Seis Hermanas de Antaño fueron asesinadas los cinco califatos del reino de Arawiya están malditos. Zafira y su familia viven en Dementur, uno de los califatos más degradados donde las mujeres no tienen ningún valor y, además, está gobernado por el sultán Gameq que parece corrompido por poderes oscuros. Ella es la única que se atreve a adentrarse en el peligroso bosque de Arz para buscar comida para los suyos. Sin embargo, nadie conoce su verdadera identidad porque se disfraza de hombre y todos creen que se trata del Cazador, una figura legendaria que se convierte en su única esperanza de salvación.

-No soy distinta de las decenas de otras chicas a las que miran con malos ojos. Mira cómo señalan a las Seis Hermanas. Mira a nuestras mujeres. Todos están de acuerdo con esa tontería de que somos inútiles, de que somos las culpables de todo lo que va mal, de que deberíamos perder nuestra libertad al casarnos…

Todo da un giro radical cuando Zafira se embarca en una peligrosa misión con el objetivo de encontrar el Jawarat, un libro legendario le permitirá devolver la magia a su pueblo y reestablecer el equilibrio perdido. Para ello, se dirige a la misteriosa Isla de Sharr, pero no lo hará sola. El sultán tratará de impedirlo y por eso enviará a su hijo Nasir al que todos llaman el Príncipe de la muerte porque mata a todo aquel que desafía a su padre. El viaje se convierte en un periplo espiritual donde tanto Zafira como Nasir descubren de lo que son capaces y aprenden a decidir por ellos mismos.

Esta historia inspirada en la antigua Arabia preislámica en clave feminista destaca por el tono introspectivo y el estilo muy elaborado. Cada capítulo está narrado desde la perspectiva de Zafira y de Nasir de forma alterna y, de este modo, conocemos de forma más profunda sus sentimientos y motivaciones. Para facilitarnos la aproximación al reino de Arawiya al inicio del libro se incluye un mapa de todos los lugares donde se desarrolla la trama, además de un glosario con las palabras árabes que aparecen a lo largo del libro y su equivalencia al español.

A destacar también la presencia del motivo literario de la doncella guerrera que se disfraza de hombre. Esta figura goza de mucha tradición en la literatura y representa a una mujer joven que escoge un camino poco convencional en una época conservadora y anclada en la tradición patriarcal. Su objetivo es luchar por los derechos de todas las mujeres y hacer frente a la opresión que sufren por parte de los hombres.

Este primer volumen de la saga Arenas de Arawiya se inscribe dentro del feminismo interseccional que planea durante toda la obra y apunta a un tipo de feminismo que tiene en cuenta otras desigualdades que afectan a las mujeres como la clase baja, la diferente orientación sexual y la pertenencia a otras razas, las etnias y las religiones o creencias minoritarias.

Hafsah Faizal es la autora de A la caza del fuego y es norteamericana de nacimiento y de padres musulmanes originarios de Sri Lanka. La primera entrega de su saga para jóvenes, que en inglés ya se ha editado el segundo volumen, se ha publicado en español por la Editorial Hidra. Este sello editorial de literatura infantil y juvenil suele publicar éxitos superventas en Estados Unidos. La mayoría de las autoras son mujeres jóvenes y noveles que se inspiran en su cultura de origen no occidental para ambientar sus obras como una forma de reivindicar la riqueza que radica en una diversidad alejada de la perspectiva eurocentrista que suele prevalecer en la mayoría de novedades editoriales.

Algunas de estas autoras son: Renée Ahdieh (de Corea del Sur); Leig Bardugo (nacida en Jerusalén); Somaiya Daud (de origen marroquí); Roshanni Chokshi (de padre hindú y madre filipina); Yangsze Choo (de origen malayo), etc.

Referencias bibliográficas

  • Barrena García, P. (1995). “El género de la literatura juvenil actual”. Educación y Biblioteca. Año 7, número 61. Pp. 14-19.
  • Cerrillo Torremocha, P.C. (2007). Literatura infantil y juvenil y educación literaria. Hacia una enseñanza de la literatura. Barcelona: Octaedro. P. 48
  • Davis, Rocío G. (2000). “Mundos paralelos: Un acercamiento a la fantasía en la literatura infantil”. En: Rilce, 16 (3), pp. 491-500.
  • Echevarría, K. (2018) “Lecturas juveniles o cómo nunca envejecer”, en Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil 283, pp. 57-58.
  • Gramble, N. y Yates, S. (2008). Exploring Children’s Literature. London: SAGE publications.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.