Yo las quería

Maria Martinez i Vendrell
Ilustraciones de Carme Solé Vendrell
Madrid: Ediciones El Jinete Azul, 2010

Yo las quería es un libro de otra época, y lo digo en el mejor sentido de la palabra. Un tipo de historia que es difícil de encontrar en el panorama de la literatura infantil actual. Una historia tierna, dramática, profunda que no nos deja intactos. Es una historia que nos permite conocer muy profundamente a su protagonista, su sensibilidad, su angustia: “tiene bien ganada la fama de llorona. Pero los demás no se dan cuenta de las sutiles diferencias de sus llantos, que no siempre son iguales, aunque puedan parecerlo”.

Pero también el aspecto externo del personaje es fundamental: “¡Menos mal que tiene sus trenzas! Todos las admiran y ella sabe cómo hacerlas lucir.” Las trenzas son el centro del hilo argumental, casi se podría decir que son las verdaderas protagonistas de la historia. Ellas simbolizan la pérdida, el crecimiento, la superación y también la nostalgia.

El lenguaje es complejo, de una forma que no suele ser habitual en los libros infantiles actuales, pero no supone un impedimento para el disfrute de la lectura, al contrario invita a releer, a detenerse, a paladear las palabras.

Las ilustraciones de Carmen Solé Vendrell son al igual que el texto, profundas, tiernas y llenas de la emoción que sentimos, pero también juguetonas como la infancia que refleja…

Hace pocos días lo leímos en uno de los talleres de lectura. Leído en voz alta es un cuento largo, varias veces ofrecí detener la lectura para continuar otro día, pero siempre quisieron seguir leyendo. Al final los comentarios eran todos muy positivos. Coincidían que era una historia triste pero al final no tanto, varios les parecía especialmente importante que al final hubiera aprendido a vivir sin las trenzas. El título “yo las quería” les parecía que aludía en principio a las trenzas pero enseguida se dieron cuenta de toda la carga que traían esas palabras, de todas las cosas que Marta iba dejando atrás y mirando con nostalgia.

Una historia esta, muy recomendable que es una verdadera alegría ver reeditada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *