Vacaciones en Suecia

Vacaciones en sueciaEdith Unnerstad
Ilustraciones de Iben Clante
Traducción de Doireann Macdermott y Ramón Carnicer
Madrid: Maeva Young, 2016

Poco podía imaginar Edith Unnerstad que los cuentos que le escribía a su hermana ingresada en el hospital cuando enfermó de escarlatina serían la base de una de sus obras más apreciadas y ricas en valores. Vacaciones en Suecia se publicó en 1957 y llegó a tener tanta repercusión que se convirtió en un clásico contemporáneo que se ha recuperado respetando las ilustraciones y la versión original del momento sin adaptar ni modificar nada.

Ilustrado con sencillas ilustraciones en blanco y negro de trazos gruesos y fuertes obra de Iben Clante, conocida por sus creaciones de muñecas recortables, esta ilustradora supo captar la sencillez y potencial del texto para ayudar a fabular sobre el aspecto de los niños, los animales y todo el entorno natural que les rodea.

El principal motor de la historia es la amistad de niños de diferentes edades, personalidades y extracto social que sufren por diferentes motivos pero que hacen frente a todos. Uno de ellos, Pelle, está a punto de cumplir seis años y transforma el dolor de ver a su madre enferma en el hospital en ira y odio hacia todos, sobre todo a las niñas, porque fue una niña quien provocó el accidente por el que está hospitalizada y que casi le cuesta la vida.

Este odio no llega a echar raíces en el interior del niño porque sus padres deciden enviarlo a pasar las vacaciones en la granja que su abuela tienen en el sur de Suecia. En la granja conocerá a Kaja, una chica mayor que él con la que se entenderá muy bien desde el principio. Kaja no tiene padres y a pesar de haber vivido con diferentes familias de acogida nunca ha perdido el buen humor, el agradecimiento y la capacidad de emocionarse. La niña se empeña en llevar a todas horas una flor de trapo regalo de una amiga que tal vez no verá jamás, pero ese regalo es suficiente para sentirse cerca de ella. La diferencia de edad entre Pelle y Kaja no es un impedimento para que sean felices juntos, y Kaja se muestra muy sabia al ponerse a la altura de, a partir de ahora, su primo.

Los dos chicos viven muchas aventuras como la mordedura de una serpiente, quedarse atrapados en una cueva o descubrir al ladrón de huevos de la granja de su abuela. También tendrán la oportunidad de conocer la amistad entre el perro Lubbe y la oca Amélie. La granja se concibe así como un microcosmos que reúne a personas muy diversas marcadas por conflictos personales, necesidades básicas no cubiertas y problemas familiares. El narrador nos lo cuenta todo desde la perspectiva de un niño de ciudad que se ha olvidado de su rebeldía y dolor inicial y que dedica todas sus energías a disfrutar del entorno.

Vacaciones en Suecia

Los cuentos que les relata su abuela a propósito de sus preguntas o de las aventuras que protagonizan pertenecen a la tradición oral sueca y son un utilísimo método para orientar conductas y educar sin dar instrucciones ni órdenes directas. De este modo, los niños aprenden sin moralismos, desde el pensamiento crítico y el sentido de la responsabilidad.

La importancia de las historias, el poder de las palabras y los juegos se ejemplifica con las rimas que adoran elaborar:

–Como un gato en un zapato.
–Como un pez en una nuez.
–Como un cordero en un basurero.
–¡Oh, que feo! -protestó Pelle-. Ahora digo yo: como un señor en un comedor.
–Pues yo digo: como una rana en una ventana.
De pronto se volvió a la abuela e intervino en el juego.
–Como un grillo en un cigarrillo.

Muy en la línea de libros fundacionales como el también sueco El viaje de Nils Holgersson –de hecho, Edith Unnerstad fue reconocida con la Medalla Nils Holgersson como reconocimiento a su trayectoria– y con fines pedagógicos más allá que literarios, pero no tanto como Corazón, de Edmundo de Amicis, nos atrevemos a hacer una sugerencia: ¿por qué no utilizar esta obra como libro de clase donde se trabaje cada capítulo a una sesión con debate posterior incluido? Su alto contenido en valores que no pasan nunca de moda y la reivindicación de la niñez como un lugar donde sembrar las mejores semillas para recoger frutos.

La editorial Maeva publica una guía de lectura que incluye información sobre la la autora y la ilustradora además de ofrecer propuestas de trabajo para profundizar mejor en los contenidos y la comprensión del libro que resultan útiles para aplicar en el aula, en un club de lectura e incluso de forma autónoma.

Respecto a la autora, en las fotografías que encontramos de ella se adivina el mismo entusiasmo que los dos niños protagonistas experimentan en las mejores vacaciones de su vida. El brillo en los ojos, la mirada limpia y la pasión con la que se acometen las primeras veces y la madurez incipiente para ser feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *