Una nube / ¿Dónde está Gus?

Daniel Nesquens
Ilustraciones de Elisa Arguilé.
Madrid: Anaya, 2005

En esta ocasión escogí del menú dos primeras sopas, cocinadas por Daniel Nesquens y servidas sobre ilustraciones de Elisa Arguilé.

Como muchos, mi primera experiencia Nesquens/Arguilé fue Hasta (casi) 100 bichos. Ahora, tenía curiosidad de ver cómo se las ingenia un escritor para contar sin apenas palabras, y como se las arregla un ilustrador para ilustrar apenas una historia. Pero así se conocen a los grandes cocineros, cuando cocinan con la nevera casi vacía.

Con tan poco material, Nesquens es capaz de mantener su ironía sin decir casi nada, como dice en Una nube. O mantenernos intrigados sin enseñarnos el corazón de la intriga, como en ¿Dónde está Gus? En uno y otro título se trama la risa en la boca, o el misterio en los dedos. Y uno podría pensar que cosas así están al alcance de cualquiera, como cuando ves a un funámbulo mantenido sobre la cuerda con los brazos pegados a los lados. Pero a estas alturas ya sabemos que cosas así están al alcance de pocos.

Además, Nesquens ha repetido en un par de ocasiones que su biografía cabe en una tapa de yogur, no lo pondré en duda. Lo que no cabe en una tapa de yogur es su bibliografía. Parece que tampoco le cueste nada escribir, pudiendo generar títulos e inaugurar colecciones, aparentemente dispares, sin desnaturalizarse. O sea, sin dejar de ser uno de los escritores más en forma del panorama infantil-juvenil. Al igual que su compañera de cocina, Elisa Arguilé, que nos presenta la narración de Nesquens sobre unos dibujos sencillos, plásticos y llenos de detalles. Pero que no se me entienda mal, sus detalles forman parte de la sutiliza y no de lo abigarrado. Las páginas pueden estar llenas con una casa roja, como lo están en Una Nube, y no estar aportando la misma información, aportando información nueva. Ella dice lo que calla el escritor, y así se complementa y consigue algo muy raro para una sopa: que pueda tomarse en los días de lluvia, pero también en los días de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *