Un millón de mariposas

Un millón de mariposasEdward van de Vendel
Ilustraciones de Carll Cneut
Traducido por Albert Vitó
Barbara Fiore, 2007

Nelius sueña un día con un millón de mariposas revoloteando sobre su cabeza, y cuando se lo cuenta a sus padres, éstos deciden, ante su sorpresa, que debe salir de viaje inmediatamente. No le explican adónde debe dirigirse ni por qué: «Ya lo entenderás», le repiten.

Nelius se embarca entonces en un viaje hacia un lugar desconocido, algo atemorizado pero siempre acompañado de su millón de mariposas revoloteando alrededor de su cabeza… Espera, ¿siempre? No, Nelius se da cuenta de que cuando se encuentra con alguien por el camino las mariposas desaparecen, aunque muchos le dicen que las conocen, que también las vieron hace tiempo, y le aconsejan que las disfrute todo lo que pueda, que las guarde en el recuerdo. Empieza a pensar que son muy tímidas y que por eso desaparecen, pero entonces… entonces se encuentra con una chica, y no sólo no desaparecen sino que se unen al millón que revolotea por encima de ella; ahora son dos millones de mariposas las que se arremolinan juguetonas alrededor de sus cabezas, hasta que de pronto Nelius se da cuenta de que no están, de que han ido a parar a su estómago: «¿Me las he comido?, ¿me las he tragado?», no Nelius, sólo te has enamorado.

Contado así, Nelius podría ser un chico cualquiera, aunque en realidad se trata de un elefante encantador que tiene que atravesar montañas y cruzar ríos hasta llegar al puente donde encontrará su respuesta, su chica; un animal «irracional» buscando una respuesta que no pocos seres «racionales» saben que buscan. Es una fábula maravillosa y fantásticamente bien construida en la que existe una compenetración perfecta entre imagen y palabra para hablarnos sobre el amor, sobre el miedo a lo desconocido y sobre ese momento, que tarde o temprano siempre llega, en el que tenemos que ir a buscar nuestro propio camino. Un relato universal que expone aquello que nos hace humanos, lo que sentimos hacia la gente que nos rodea.

Debo reconocer que en este caso fue la historia lo que supuso el complemento perfecto (normalmente son las imágenes las que acompañan y completan el texto y no al revés); lo que realmente hace que sea un libro especial, lo que hace que uno se quede absolutamente prendado de este cuento son sus impresionantes ilustraciones: nunca una mariposa había tenido tanto relieve, tanto colorido, tanta vida. Cuando uno abre el libro por las páginas centrales parece que se van a escapar en busca de otro chico o chica para concederle su «hora de las mariposas». Son de tal belleza que sobrepasan la impresión en el papel y parecen revolotear alrededor del lector como lo hacen alrededor de Nelius…

Y es que, ¿quién no ha sentido mariposas en el estómago alguna vez?

1 comentario en “Un millón de mariposas

  1. silvia
    15/10/2009 a las 00:15

    Hola:

    Me gustaría si puedes compartir un cuento corto, para contar.
    Me gustó mucho las sipnosis de tus cuentos, y me parecen muy bellos.
    Crees que tengas alguno corto que se pueda contar en 3 minutos.
    Prometo respetarte como autor y decir tu nombre al final.
    Bueno si se puede te lo agradezco,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *