Un cocodrilo bajo la cama

Mariasun Landa
Ilustraciones de Arnal Ballester
Madrid: S.M., 2004
El barco de vapor, serie roja

J.J. trabaja en una oficina cualquiera de una ciudad, lleva una vida monótona y rutinaria, hasta que descubre una mañana un cocodrilo bajo su cama que se alimenta de zapatos. Cuando J.J. se lo cuenta al carnicero, éste atribuye sus visiones a que trabaja demasiado, y no le vendría mal tener una mujer. Así toma conciencia de su situación, y de que no puede ir pregonando por ahí, que debajo de su cama vive un cocodrilo.

«Admitir en la propia vida un cocodrilo no es nada fácil. Es decir, que son muchos los cambios pequeños y grandes a los que uno se ve forzado.» Pero sobre todo J.J. quiere encontrar una solución a su problema, va al médico que, sin inmutarse, escucha su dolencia y le receta los medicamentos pertinentes: comprimidos Cocodrifil, supositorios Cocodritalidón y Cocodritamina efervescente.

Con un lenguaje inmediato y un tono a veces humorístico, la autora narra la angustia vital de un hombre al que le sucede algo que no es capaz de explicarse. El cocodrilo podría ser la angustia que le acompaña, la soledad, la depresión y la falta de ilusión. El cambio que se produce en el protagonista al final, no es otro que la aceptación del cocodrilo, de su cocodrilo, pues como dice Elena, la espontánea joven en prácticas de su oficina, del suyo: «A estas alturas ya hablo con él, es lo mejor. O te haces su amigo o te come.»

La constatación de que el otro percibe lo mismo o ve algo invisible para el resto, une a J.J. y a Elena. «Se arrodillaron los dos en el suelo para contemplar juntos al fiero reptil de las marismas, y J.J. advirtió que contemplar juntos algo es unas de las cosas más bonitas de este mundo.» Es entonces cuando, de debajo de la cama, sale una lagartija que se escapa por la ventana que abre Elena y, volviéndose a J.J., le dice: «Y el día menos esperado, seguro que vuelve a aparecer bajo tu cama.»

Resulta, como sucede con los buenos textos infantiles, que esta historia admite y posee una segunda lectura adulta. Una gran novela con la que la autora ganó en el 2003 el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil.

11 comentarios en “Un cocodrilo bajo la cama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *