Te quiero un montón

Te quiero un montónAlain Serres
Ilustraciones de Olivier Tallec
Zaragoza: Edelvives, 2011

Encontramos en la red esta reseña biográfica del autor: “Alain Serres nació en Biarritz, Francia en 1956. Fue profesor de maternal y su primer álbum se publicó en 1982 por Ediciones La Farandole. Posteriormente, publicó unos cincuenta trabajos con diferentes editores, entre los cuales figuran desde un primer álbum para bebés de 18 meses, hasta un documental para jóvenes adolescentes. Su vasta obra también comprende colecciones de poemas, canciones y piezas de teatro. Con Les Pastagum (una serie de 26 dibujos animados escrita con Pierre Elie Ferrier –Pef- para Canal J y Francia 3) descubrió la escritura para los medios audiovisuales. En 1996 crea la editorial Rue du Monde con el fin de proponer a los niños, ‘libros que les permitan cuestionar e imaginar el mundo’. Los primeros títulos de esta editorial llegaron a las librerías en 1997. Actualmente cuenta con 50 títulos disponibles.”

Estos datos y conocer algunos de los títulos que ya podemos disfrutar en español (Cómo enseñar a tus padres a disfrutar de los libros para niños, en SM y Yo seré los ojos de la Tierra, en Edelvives, entre otros), nos ponen en muy buena actitud ante el título que hoy comentamos y… nuestras expectativas se cumplen con creces. Porque, a pesar de que la carta protagonista de la historia no llega a su destino cuando era de esperar, al menos llega, y ello justifica la esperanza y la constancia del amor. Pero no solo eso: en el deambular por lugares y años de esa carta perdida, el autor nos va a ofrecer muchos escenarios para la reflexión, situaciones cotidianas, de denuncias, próximas o remotas, pero sin esconderse: con la dureza que puedan contener.

Gaetano es un niño que habla con sus zapatos y se enamora de la vecina de enfrente, la de la ventana azul. Decide mandarle una carta pero se cae de la saca del cartero y va a parar de un lado a otro, de un año a otro, de muchos escenarios y momentos a tantos otros, para volver por fin a su destinataria ya muy mayor, que encuentra así recompensado el amor que ha sentido por el que fue un chico y ahora es un anciano de la ventana de enfrente a la suya.

Y es que el libro es un paseo por la vida apoyado en dos pilares: el amor entre el niño que envía la carta y la niña a la que va dirigida, y el mundo con sus bondades y sus maldades. Aunque se cuida mucho el autor de proteger al lector con ese mensaje de esperanza haciendo que quede bien cerrado ese viaje: de la historia de los niños, a ese reportaje de la vida, hasta volver a él y ella, aunque ahora ya mayores.

(Hay un momento en el que se produce un cierto despiste de personajes entre un pintor, que se vuelve soldado y terminan cayendo el pintor y el soldado. Puede que se deba a la traducción o una alusión a que ser soldado debiera ser una ocasión y no una dedicación.)

Las ilustraciones de Tallec van a ampliar el libro al doble aportando numerosa información o reduciéndose a unas líneas según el momento, en amplias imágenes que ocupan las dos páginas contiguas o en planos detalle en los que insistir de forma concreta sobre el momento del que habla el narrador.

Un libro que permitirá hablar mucho sobre él, que puede sentar a varios niños en un coloquio como habría querido el autor, conocido sobre sus talleres con chicos y chicas sobre derechos humanos y pueblos oprimidos, sobre desigualdades y guerras. Por todo ello no nos ha de extrañar que este título fuera candidato al Premio Kiriko, que pretende escoger, entre las publicaciones del año, un libro para Aprendices de Lectores, que tenga en cuenta el valor de los textos para esa etapa tan especial de la infancia en la que se abre la puerta al pensamiento mágico, a la fantasía y al encantamiento.

1 comentario en “Te quiero un montón

  1. hastiado
    20/07/2012 a las 21:20

    Edelvives, siempre apostando por el producto nacional, si señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *