Tarde de invierno

Tarde de inviernoJorge Luján
Ilustraciones de Mandana Sadat
Madrid: Kókinos, 2007

Una tarde que es un sentimiento

Un niño tras una ventana mira la calle. Él está dentro de su casa, es invierno y ya cae la tarde. Hace frío afuera y los vidrios están empañados. El niño juega a dibujar sobre el vidrio con su dedo. De a poco el dibujo adquiere sentido y se revela como el encuentro entre una madre que llega a casa por la tarde y el hijo que la espera.

La obra poética de Jorge Luján se caracteriza por lo conciso de su lenguaje y lo amplio de sus imágenes. De alguna forma, y esa es la forma poética, construye realidades fundadas en la observación del mundo y en el acontecer de la vida y les da forma literaria a través del lenguaje. La obra de Luján es una constante afirmación del mundo, pero no de cualquier mundo. El mundo del poeta que observa y que en esa mirada reorienta la realidad a través de la palabra. Sus textos son pequeñas señales de ALTO. Breves y acotados. Anclados profundamente en la vida y la observación.

Tarde de invierno es un poema que describe la espera de un niño a través de la relación con su medio más próximo, la casa, la ventana, el clima, la temperatura. Su madre, el objeto esperado y anhelado, es apropiado por el niño en su dibujo. Y como en un acto mágico, materializado en el abrazo final, círculo amoroso con que los personajes cierran el texto.

Un ingrediente poderoso del libro e imposible de pasar por alto es el delicado trabajo de Mandana Sadat para llevar a imágenes los versos del poeta. Ilustrar poesía es de las facetas más complejas de la ilustración. En esta ocasión la ilustración apoya el sentido y el fondo del poema, sin jamás pasar sobre él. No hay en sus imágenes más que el contexto cálido de la espera interna de ese niño y cada una de las ilustraciones se presenta completando e iluminando las palabras de Luján.

La ilustración en Tarde de invierno es el camino por el que llega la madre a los brazos de su hijo. Los detalles cuidadosos de las guardas, del título, del silencio que permite que los versos se sostengan en el aire de esa tarde y en la temperatura de ese abrazo.

Este es un libro ilustrado de amplia lectura y profundidades. Y un ejemplo de trabajo entre autor e ilustrador.

1 comentario en “Tarde de invierno

  1. patricia
    16/11/2012 a las 10:47

    Maravilloso, uno de mis álbumes ilustrados favoritos, y de mi pequeña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *