Tania Val de Lumbre

Tania Val de LumbreMaria Parr
Ilustraciones de Zuzanna Celej
Traducción de Cristina Gómez-Baggethun
Madrid: Nórdica, 2015

La editorial Nórdica inaugura su línea de literatura infantil con Tania Val de Lumbre. Una nueva niña llega al colegio de Greg, Nikki y los gemelos Tapper. A pesar de ser muy diferente a ellos, seguro que se lleva bien con todos.

Tania vive en un valle nevado en el que suena un violín y su mejor amigo tiene 74 años. Debe lidiar con Klaus Hagen, el hombre sin sentido del humor, regente de un camping que no admite niños. Pero Tania no se aburre, porque un día casi hace un salto mortal con los esquís y acaba pareciendo una gominola en una tarta de cumpleaños con exceso de nata; otro día, atropella a un cartero y llueve correo del cielo; y otro es protagonista de la famosa gesta, muy conocida en el valle, de llegar al ferry en trineo con volante. Además quiere hasta que le cruje el corazón y, a veces, echa tanto de menos a su mamá que le duele la barriga.

Tania sabe cosas que mucha gente no sabe, pero la gran lección del libro la aprende del viejo borracho Nils: “Nunca es culpa de los niños”. Nada de todo lo malo que hacemos los adultos es culpa de los niños, cosas estúpidas como no hablarse en treinta años. Y Nils parece muy, muy seguro de lo que dice. Porque cuando eres niño todos los adultos pueden parecer superhéroes, pero no son más que humanos.

Con un punto evocador y otro un tanto irreverente, mezcla lenguaje cotidiano con cierto tono poético, Tania Val de Lumbre realmente traslada a otro lugar, lugar que cobra vida apoyado en las ilustraciones de Zuzanna Celej.

La autora, Maria Parr, es una joven escritora noruega que ha ganado varios premios literarios en su país y ha sido comparada con Astrid Lindgren. Porque Tania Val de Lumbre a ratos es tan rebelde como Pippi, y otros tan tierna como Heidi, aunque siempre, siempre es ella misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *