Entradas con la etiqueta Santillana

Momo

Momo (Michael Ende)

Con Jim Botón y Lucas el maquinista da comienzo la travesía literaria de Michael Ende por el sector cultural destinado a los niños. Invoco vagamente su lectura, pero fueron otras dos las novelas que mejores recuerdos instauraron en mí cuando era pequeña: La historia interminable y Momo.

¡No funciona la tele!

No funciona la tele (Glen McCoy)

Pepa León está obsesionada con su tele, para ella es todo su mundo. Le encanta todo lo que echan, tiene unos trescientos programas favoritos. No necesita nada más, no tiene amigos (excepto su perro Barriga…), no sale a la calle, porque la tele es suficiente. Pero ¿qué pasa cuando una mañana al levantarse la tele está fría y su pantalla oscura? ¡Se va a perder sus programas favoritos de la mañana! No le que queda otra que encontrar a alguien que la repare, así que sale en su busca, con su tele y acompañada de su fiel Barriga. Lo que Pepa no se espera es el mundo brillante que hay fuera, mucho más brillante que cualquier pantalla de televisión.

Loqueleo, el nuevo sello LIJ de Santillana

Loqueleo

Tras la presentación internacional de Loqueleo en la FIL de Guadalajara a finales del año pasado, Santillana lanza su nuevo sello de literatura infantil y juvenil en España. Se estrenan con un catálogo inicial de más de 250 títulos en castellano que recoge, además de nuevos libros, las obras emblemáticas del fondo histórico de Alfaguara Infantil y Juvenil, un proyecto que arrancó en 1977 y constituyó un hito en este género de literatura.

Rebeldes

Rebeldes (Susan E. Hinton)

Rebeldes, que ya es un clásico para al menos un par de generaciones, es una historia de amistad sincera, de amor entre hermanos y también de cómo los miembros de una familia se protegen y cuidan unos de otros incluso cuando no les une ningún vínculo de sangre. Los roles están perfectamente bien definidos y la atmósfera es tan real que uno casi puede sentir el olor a cuero. Resulta casi imposible no meterse en la piel de Ponyboy, de Cherry o hasta de Dallas (incluso cuando uno ya ha dejado bastante atrás la adolescencia).