Entradas con la etiqueta Lóguez

Comer un lobo

Comer un lobo

Después de ¡Que viene el lobo!, que ya recomendamos en Babar hace un tiempo, llega ahora, de los mismos autores, Comer un lobo. Álbum para prelectores, a partir de un año, con hoja de cartón, esta vez no estamos ante una historia “interactiva” como en el libro anterior (y en los otros dos títulos publicados también por Lóguez, El libro que duerme y el libro enfadado), en el que el lector tenía que ir girando y moviendo el libro para completar la historia. Esta vez nos encontramos con un nuevo ejemplo de metaliteratura sobre los cuentos clásicos, un género que cada día cuenta con una bibliografía más extensa.

Nostalgia de LIJ: Campos verdes, campos grises

Campos verdes, campos grises

Ursula Wölfel, profesora de Educación Especial nacida el 16 de septiembre de 1922 en la República de Weimar, escribió esta compilación de relatos en 1970. En la escritura de ficción (con independencia del grado de realismo que presenten los referentes en que esta se ha basado) siempre hay un contraste que el lector ha de tener en cuenta: la distancia entre el fondo y la forma —en suma, lo accesible que resulta el primero—. En estas historias de Wölfel, hay muchííísimo más bajo la superficie, por debajo de la información objetiva que revela el texto. Esto ha de resultarnos, como mínimo, irónico en los tiempos en que vivimos.

¡Que viene el lobo!

¡Que viene el lobo! (Ramadier & Bourgeau)

No es frecuente encontrar álbumes que interpelen directamente al lector, en segunda persona, y cuya lectura dependa de las acciones que este haga. Sí es más frecuente encontrar libros con pestañas, desplegables, ventanas, resortes… Incluso libros de realidad aumentada, o libros interactivos (que más bien convendría llamar aplicaciones) en los que la participación del lector/usuario es imprescindible.

Entrevista a Maribel G. Martínez y Lorenzo Rodríguez

Los niños numerados (Juan Farias)

Maribel y Lorenzo son los editores de uno de los sellos más veteranos de la literatura infantil y juvenil en español, Lóguez. Con sede en Santa Marta de Tormes (Salamanca), nacieron en 1977 ante la necesidad, según sus palabras, de “renovar profundamente los contenidos y la estética del libro dirigido a los más jóvenes”. Llevan más de 35 años publicando títulos de gran calidad y un alto grado de compromiso: son (y han sido) un ejemplo para otras muchas editoriales y profesionales dedicados a la literatura infantil que han nacido durante la democracia. Los redactores de Babar crecimos leyendo sus libros de La Joven Colección (Campos verdes, campos grises, Los pequeños nazis del 43, Los niños numerados), que sobreviven aún en la estantería, y hoy en día seguimos disfrutando de sus novedades. Forman parte, pues, de nuestra educación literaria, y por ello nos sentimos afortunados y agradecidos.

Clarice era una reina

Clarice era una reina

Clarice era una reina es un peculiar álbum del artista colombiano José Rosero, basado en un personaje real, que pone en juego dos discursos paralelos, bien distintos, entre texto e ilustración. Ya desde la cubierta podemos apreciar el contraste entre una estética de cuento de hadas y la crudeza de una historia dura y real: vemos lo que parece un elegante vestido, pero si nos fijamos, en realidad se trata de un patchwork un poco basto, y también podemos apreciar las manos y pies de la protagonista que asoman disimuladamente por detrás de la tela, con lineas negras duras, sin color. A este “engaño” se suma el diseño de la cubierta, con una tipografía decorada más propia de un cuento de princesas que de una historia costumbrista.

Si yo fuera un león

Si yo fuera un león (Isabel Pin)

Isabel Pin es una joven autora francesa (Versalles, 1975) con varios títulos publicados en la colección “Pequeñológuez“, de similares características a este que hoy recomendamos: hoja de cartón, troquel que sirve de hilo conductor y dirigido a prelectores. Además, es una de las nominadas al Astrid Lindgren Award 2013, junto a otras figuras destacadas de la literatura infantil como Rotraut Susanne Berner, Wolf Erlbruch, Innocenti…

Cuando la Muerte vino a nuestra casa

Cuando la muerte vino a nuestra casa

Este nuevo álbum de Jürg Schubiger y Rotraut Susanne Berner nos deja el regusto agridulce que tienen los buenos libros: por un lado, sentimos que nos acaban de contar algo importante; por otro, hay más cosas en él de las que hemos visto en una primera lectura.

Sin música nada merece la pena

Sin música nada merece la pena

Lóguez nos trae un libro, acompañado de un CD, que recorre la historia de la música, desde la mitología griega hasta Elvis. El texto tiene una clara intención divulgativa, y cada capítulo abarca un periodo musical, con una parte teórica muy amena y didáctica, y un relato de ficción que ilustra alguna anécdota o personaje tratado en el capítulo (la historia de Hermes y la invención de la lira, la celebración de una boda al hilo de la música de Janequin, la historia del rapto de Orlando de Lasso, las primeras óperas y la historia de Orfeo)… Como dice el propio autor, el libro está estructurado de manera similar a la pieza Cuadros de una exposición de Mussorgsky. Si en ella la música describe los cuadros, en este volumen los cuadros son las historias, y la música es el componente de no ficción.

Carolina

Carolina

Yo quería escribir un comentario sobre el penúltimo libro que he leído como suelo hacerlo siempre, inmediatamente después de terminarlo, cuando aún están frescas las emociones que me llevan al teclado. Con Carolina no pude. Quizá sea la sencillez con que está contada la historia en primera persona. Tal vez porque la propuesta narrativa se asemeja a las interminables redacciones que nos hacían escribir los profesores en el instituto; o puede que haya sido la dureza simple de algunos pasajes, o la soledad interior que no solo se narra sino que se siente al leer… Tal vez fue el cúmulo de situaciones relatadas, no lo sé, pero casi llegando al final comencé a llorar y no pude detenerme hasta mucho más tarde de cerrar el libro.

El lobo rojo

El lobo rojo

El presente libro, El lobo rojo, no es el primero ni será el último protagonizado por un animal que trata de un modo poco complaciente la relación entre los hombres y su entorno, en este caso animales salvajes como son los lobos; tomando como protagonista a un perro rojo que de manera accidental es separado de su madre y hermanos, el lector asiste a su adopción por parte de una loba que lo admite en su reciente camada; el pequeño perro es progresivamente aceptado, llegando a integrarse en el grupo como uno más y llegando a ser su líder.

Yo aquí sólo soy el perro

Yo aquí solo soy el perro

Jutta Richter Ilustraciones de Hildegard Müller Salamanca: Lóguez, 2012 La prosa de Jutta Richter, al igual que la de otros autores que guardamos en nuestro cajón de favoritos, es lúcida y sorprendente. Por eso nos parece tan cautivadora. Mientras otros…

Cuando yo hice de María

Cuando yo hice de María

Jutta Richter Ilustraciones de Jacky Gleich Salamanca: Lóguez, 2011 La escritora alemana Jutta Richter (1955) tiene la gran habilidad de meternos dentro de la cabeza de sus personajes infantiles, y mostrarnos el mundo a través de su particular mirada. En…