Entradas con la etiqueta Antonio Ventura

Tres niñas

Tres niñas

Al entrar a una casa vacía, casi siempre nos hacemos preguntas. «¿A qué hora entra la luz en las habitaciones de esa casa?, ¿estará o no en buen estado la estructura?, ¿será o no esa casa un lugar ruidoso?», nos preguntamos la mayoría. Pero hay personas que cuando entran a una casa vacía se hacen otro tipo de preguntas: ¿quién habitaba este lugar?, ¿qué cosas sucedieron en él?, ¿qué pasó con las conversaciones que sucedieron en ese lugar?, ¿jugaron niños ahí?

Cuentos a la orilla del sueño

Varios autores e ilustradores Edición de Antonio Ventura Diseño de Juan Vidaurre Madrid: Fundación Theodora, 2010 La Fundación Theodora cumple diez años de trabajo en España y lo celebra con esta compilación de 26 historias cuyo nexo en común es…

Berta sueña

Antonio Ventura Ilustraciones de Juan Carlos Palomino México: Fondo de Cultura Económica, 2010 Además de escritor, Antonio Ventura (España, 1954) ha sido docente y editor. La revista de literatura infantil y juvenil Babar fue fundada por él en 1989. Entre…

ABCdario

ABCdario (Antonio Ventura)

Este es uno de esos libros en los que el equilibrio entre texto e ilustración es tan perfecto que le hace a una preguntarse qué fue primero: ¿el huevo o la gallina? Y, sobre todo, ¿qué sería el huevo y qué la gallina? No es de extrañar: el resultado lógico cuando se juntan artistas de la talla de Antonio Ventura y Noemí Villamuza es, ni más ni menos, un libro perfecto, redondo (si es que se puede aplicar este adjetivo a un objeto que se define por tener cuatro lados). Un resultado que quizá ya venga anticipado por el nombre que firma el prólogo, Daniel Nesquens, otro grande del género.

Al otro lado del río

Antonio Ventura Ilustraciones de Linda Wolfsgruber México: Nostra, 2009 Lua y Bruno son dos perros que viven cerca de un río, uno en la orilla opuesta del otro. Cuando Lua descubre los ojos de Bruno mirándola desde la otra orilla,…

El sueño de Pablo

Antonio VenturaIlustraciones de Pablo AuladellMadrid: los cuatro azules, 2008 Pablo sueña con peces en praderas azules y con vacas que parecen deslizarse por mares verdes. Pablo no ha visto el mar, ni sabe leer pero sueña porque conoce los cuentos.…

Cuando sale la luna

Existen dos tipos de muñecos en todas las casas donde hay niños: los que pasan la noche, amontonados, dentro de una caja y los que lo hacen en una cama, arropados, con almohada y todo. Estos últimos gozan de un estatus especial, conocen a sus dueños mejor que nadie y duermen con un ojo abierto. En casa de Pablo, dentro de su habitación, también ocurre esto. Pero los juguetes de Pablo son más traviesos y se atreven a salir de la caja para seguir jugando bajo la luz de la luna.

13 horas

13 horas

Antonio Ventura Madrid: Siruela, 2004 Mientras espera a su chica, en un caluroso agosto madrileño, un adolescente repasa su vida: los momentos más importantes, los libros y las películas que le han marcado, las situaciones familiares que ha vivido, todo…

6 colores

Antonio Ventura, Daniel Nesquens y Victoria Pérez Escrivá Ilustraciones de Claudia Ranucci Madrid: SPR MSH, 2004 Que lo pequeño era hermoso fue un eslogan muy divulgado en los años setenta. Pues bien, parece que ahora fructifica aquella semilla. Pequeños grupos…

Osos de cuento

Antonio Ventura Ilustraciones de Pablo Amargo Caracas: Camelia, 2002 La S es un espejo en la palabra OSO. Osos de cuento juega a ser espejo que refleja, recuerda, esconde y homenajea a algunos cuentos en que el plantígrado es protagonista.…

La mirada de Pablo

Antonio Ventura Ilustraciones de Judit Morales y Adriá Gòdia Siruela, Col. Las Tres Edades, Madrid 2002 El relato se organiza como las teselas de un mosaico. Tal vez esta frase podría aplicarse a muchos libros. Pero en el caso de…

El mar de Darío

Darío es un niño de sonrisa traviesa. Cientos de estrellas iluminan su ventana, sus sueños. Su madre sabe que sus cuentos no llegaran al final. Antes de que termine su cuento, Darío se quedará dormido. Dormirá y soñará en un mar del cual es el amo. Darío vigila, se sumerge en las aguas y trastea en el fondo de las sábanas. Todo, acompañado de su grumete Tapón. Las estrellas del firmamento prefieren el contacto de las algas y se hunden con él. Y le hacen cosquillas en los pies. No son estrellas, son los dedos de su madre. Ya es de día. Darío se encamina a darse un buen baño. Una buena forma de prolongar su sueño de navegante.