Sueño y verdad de América

Ciro Alegría
Espasa Calpe, 2000

Si resulta grato poder afirmar que el conjunto de historias que forman Sueño y verdad de América no fueron escritas para componer un libro, más grato aún resulta poder anunciar que no fueron escritas para niños.

Esto, que para la pedagogía más al uso puede resultar desolador por la fragmentariedad y la ausencia de fines educativos, es, en verdad, una virtud y una enseñanza. Una virtud por cuanto que el libro no adolece de moralidad casuística, una enseñanza por cuanto que la prosa no se subordina a fines aleccionadores, ni morales ni lingüísticos.

De esta manera nos encontramos ante un libro cuyo lenguaje contiene una riqueza exhuberante y cuyas historias se aproximan más a la literatura de aventuras de un Stevenson que a la prosa aleccionadora de muchos autores actuales.

Comprendidas entre el descubrimiento de América por el grupo de desarrapados que capitaneaba Cristobal Colón y la construcción del ferrocarril más alto del mundo bajo la dirección del norteamericano Henry Meiggs, el conjunto de historias abarcan desde las sucesivas exploraciones y conquistas hasta las posteriores rebeliones contra el poder opresor en el área latinoamericana subtropical, a saber, Colombia, Cuba, Brasil y sobre todo Perú.

Son historias bien narradas, próximas al realismo mágico que explicitara Miguel Ángel Asturias en Leyendas de Guatemala, aunque sin el barroquismo de aquél y sin la carga antropológica que lastraba la narratividad de la obra parisina del premio Nobel. Ciro Alegría prefiere centrarse en los detalles maravillosos del proceso de inculturación recíproca entre nativos y conquistadores, transitando desde los hechos mágicos a los hechos políticos.

Este tránsito es el que permite hacerse una idea cabal de qué fuera América antes de la invasión mundial de la homogeneidad, un lugar rebosante de tradiciones, pero también de hombres tenaces y testarudos que, más próximos a la idea de dignidad humana que a la idea de nación lucharon por la libertad de sus vecinos, de su pueblo, de los hombres.

En un mundo literario ganado por la erudición y las novelas totales, Ciro Alegría dedicó, cuando hacerlo era más una tara que un mérito, algunas de sus obras al público juvenil, de entre ellas cabe destacar Sacha, publicada por Alfaguara y que puede constituti una lectura complementaria a Sueño y verdad de América.

2 comentarios en “Sueño y verdad de América

  1. Manuel Medina
    20/05/2012 a las 01:32

    He leido esta obra que no fue concluida por el mismo Ciro Alegria, es realmente fabulosa, me encantó.

  2. RAUL
    24/10/2008 a las 08:23

    ME PARECIO INTERESANTE LA MANERA DE ESCRIBIR DE CIRO ALEGRIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *