Sombras de manos

Vicente Muñoz Puelles
Ilustraciones de Elisa Arguilé
Anaya, Col. Los álbumes de Sopa de Libros
Madrid, 2002

Faltan escasas horas para que el día llegue a su fin. Pronto habrá que ir a dormir. Olga bosteza, también su padre, y su madre. Y la luz se va. Todo se queda a oscuras: las casas, las calles… Una vela es la solución. Una vela que ilumina de forma muy particular. Es otra iluminación. A la luz de la vela las sombras se alargan como zanahorias. La sombra de Olga, la de su padre, la de su madre. Y comienza el gran juego: de una mano sale una perro con la boca abierta, o un pato, o un conejo… Con las dos manos el conejo enseña sus orejas. Con el cuerpo encorvado la sombra del padre de Olga consigue ser un fantástico paquidermo.

Está claro que para imaginar solo hace falta que se te encienda una bombilla que no necesita del fluido eléctrico: la bombilla de las grandes ideas.

El texto de este álbum es de Vicente Muñoz Puelles (qué fantástica versatilidad). Texto conciso, sin trabas didácticas. Un texto-bomba para el ilustrador. Menos mal que el ilustrador, en este caso, es ilustradora: Elisa Arguilé. Elisa vuelve a demostrar que seríamos injustos si afirmásemos que estamos ante una de las cinco mejores ilustradoras del país (incluyo a los chicos). Qué maravilla. Qué fuerza descriptiva. Casi sobra el texto. Muñecos, protagonistas que se salen de las páginas. Tintas oscuras sobre un acertado color blanco de fondo. Cientos de pinceladas que dan luces, volumen: verosimilitud. Pinceladas que trasmiten cariño y afecto.

Un maravilloso álbum para todo tipo de lectores donde texto e ilustraciones brillan con luz propia.

Este álbum es la perfecta excusa para prolongar el juego. Apague la luz, la televisión, encienda una vela y comience el juego. A ver quién logra que una jirafa se refleje en la pared. O un pingüino. Será una noche especialmente luminosa.

Ah, Sombras de manos ganó, acertadamente, el II Certamen Internacional del Álbum Ilustrado “Ciudad de Alicante”. Libro de lágrimas de Pere Ginard fue el brillante segundo premio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *