Ser quinto

Ernst Jandl
Ilustraciones de Norman Junge
Traducción de Eduardo Martínez
Salamanca: Lóguez, 1999

Cinco juguetes deteriorados esperan sentados en cinco sillas alineadas junto a una pared en una habitación levemente iluminada. De uno en uno, van entrando por una puerta y, a la imagen siguiente, salen arreglados.

El quinto, un pinocho de madera con la nariz tronchada, sufre la espera hasta el límite del llanto; cuando la puerta se abra para él descubrirá en el interior de la habitación contigua un sonriente doctor de muñecos que le mira cariñosamente.

Un texto mínimo, siempre en la página izquierda en blanco, acompaña a unas ilustraciones que repiten el mismo escenario en el que se encuentran los personajes. Con un estilo minucioso, ingenuo y figurativo Junge crea un mundo plástico tan mínimo como el texto, pero de unas connotaciones estéticas altísimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *