¡Que viene el lobo!

¡Que viene el lobo! (Ramadier & Bourgeau)Cédric Ramadier
Ilustraciones de Vicent Bourgeau
Salamanca: Lóguez, 2015

No es frecuente encontrar álbumes que interpelen directamente al lector, en segunda persona, y cuya lectura dependa de las acciones que este haga. Sí es más frecuente encontrar libros con pestañas, desplegables, ventanas, resortes… Incluso libros de realidad aumentada, o libros interactivos (que más bien convendría llamar aplicaciones) en los que la participación del lector/usuario es imprescindible.

En este caso no estamos ante un usuario, sino ante un lector infantil, o un prelector con un adulto. Pues este libro de hojas de cartón (contracoladas, para ser más precisos) es interactivo en el sentido más simple y efectivo de la palabra. En la cubierta ya encontramos al feroz lobo, el leitmotiv que nos va a conducir a lo largo de toda la historia. Y en la primera doble página, la misma ilustración con el texto “Ahí viene el lobo… ¡Rápido, pasa la página y te librarás de él!”.

Pero si el joven lector pensaba que estaba a salvo, al pasar la página verá que no es así, pues el lobo está más cerca, y por la expresión feroz de su cara, parece no viene con buenas intenciones. “Se acerca… ¡Rápido, pasa la página!”, vuelve a indicarnos el libro. Pero en la siguiente escena, el lobo está mucho más cerca. Y de nuevo el libro nos indica lo que podemos hacer para solucionarlo: “¡Inclina el libro a la derecha y pasa la página!”.

Aquí es donde el lector tiene que empezar a jugar con la posición del libro, y observar, seguramente con asombro, cómo la ilustración varía de acuerdo a los movimientos que tiene que ir haciendo sobre el libro. Obviamente no estamos ante un truco de magia, sino a una idea muy sencilla que requiere de la obediencia del lector para ser efectiva.

No necesita batería para funcionar, pero en él hay movimiento y progresión. Y sigue siendo un libro. No es el primero que usa este recurso, por supuesto, pero el resultado es muy interesante y cómico, y además, al final, en la cuarta de cubierta, se convierte en circular. Si la cuarta es de por sí un paratexto que busca animar al lector a interesarse por el libro, en este caso va más allá, cerrando la historia, e invitando a volver a la primera página.

A pesar de que las nuevas tecnologías han aportado cosas interesantes para la literatura infantil, sobre todo en cuanto a su difusión (véase esta misma revista), cuando se trata de creaciones literarias nos parece más interesante investigar en este tipo de libros que juegan con la interactividad en papel (como también lo hacía el genial Animalario de Javier Sáez Castán, por ejemplo), antes que con libros interactivos digitales que son solo aplicaciones. Algunas muy buenas, pero aplicaciones al fin y al cabo, que quizá animen a usar otras aplicaciones, pero seguramente no hagan lectores (porque no es su misión).

¡Que viene el lobo! (Ramadier & Bourgeau)

2 comentarios en “¡Que viene el lobo!

  1. Joaquin iglesias
    11/09/2016 a las 16:07

    Sin ningún tipo de análisis, los momentos que leyendo el libro he pasado con mi nieto y que hemos pasado juntos con el libro me son de muy grato recuerdo.

  2. 08/06/2015 a las 13:19

    Hola, mi nombre es Adriana Morales, soy ilustradora argentina. En el año 2011, en Ediciones del Eclipse, publicaron un libro de mi autoria ” Un libro bien plantado ha de estar muy ordenado”con el mismo concepto ( jugar con la posicion del libro). En una primera instancia hay una serie de personajes en distintas situaciones, a mitad del libro se pide al lector que gire y sacuda el libro, y luego, vemos que ha pasado con los personajes.
    Me gusta mucho este tipo de libros, muy buena reseña!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *