Mejillones para cenar

Birgit Vanderbeke
Barcelona: La Galera, 2009

«Poco después de las siete mamá dijo, espero que no le haya pasado nada a tu padre, y yo, por pura maldad, dije, y qué si le ha pasado algo, porque de pronto me di cuenta de que mi padre era un aguafiestas y de que nos estropearía el ambiente, y de pronto deseé que no regresara jamás. Mi madre sonrió y dijo, bueno, ya veremos, y no dio la sensación de que le pareciera sorprendente o terrible que mi padre no llegara».
La familia espera el regreso del padre, que ha salido en viaje de negocios. A medida que las horas pasan y él no llega, se va organizando una «revuelta» que pondrá en cuestión todos los valores de la familia tradicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.