Los valores y el valor se muerden la cola

Los valores y el valor en los libros para niños. Una serpiente que se muerde la cola, entre el deseo de educar, la estupidez y el oportunismo. Algunas reflexiones en torno a la educación en valores, la calidad literaria, las tensiones entre autonomía y literatura y las tensiones entre literatura y literatura infantil.

1
La discusión en torno al rol de los escritores divide la cuestión en por lo menos dos bandos: los que piensan que la literatura es una actividad exclusivamente individual, privada y los que piensan que lo importante en la literatura es lo moral, lo social o lo político. Realismo, idealismo, compromiso, evasión, utilitarismo… La literatura como instrumento educativo, moral, social, político, es algo que está desde el comienzo mismo de los tiempos. Así la entendieron los griegos y así también los escritores del siglo XIX en nuestra América, para no dar más que dos ejemplos. La discusión sobre lo edificante, lo político o lo social de una obra no es nueva e implica a la calidad literaria. La pregunta es si la obra debe ser vehículo de enseñanzas o denuncias y si esta característica alcanza para justificar su calidad literaria.

2
Se ha dicho hasta el cansancio que en los orígenes, la literatura infantil era sierva de la pedagogía y de la didáctica. Hemos luchado contra eso en los años setenta, en los ochenta, intentando que la literatura infantil fuera literatura. Pero hoy gran parte de la producción de libros para niños y jóvenes, por lo menos en mi país, es sierva de las estrategias de venta y del mercado. Esa abstracción que es el mercado, pero que -cabría recordarlo- está integrada por personas de carne y hueso -nosotros, los lectores-, advierte que el cliente que hace compras más voluminosas -la escuela- incluye en su curricula la educación en valores. Si no hay libros adecuados, habrá que editarlos. Si no se han escrito, habrá que pedir a los escritores que los escriban. Eso, pedir, sucederá sólo al comienzo, porque después los escritores se encargarán ellos mismos de escribir ese tipo de libros, viendo lo abultado de sus ventas. Es tentador para un escritor saber que se puede escribir un libro y entregarlo rápidamente a edición, verlo también rápidamente en librerías, recuperar enseguida las regalías, sobre todo cuando a veces un escritor -estoy contando situaciones personales- ha debido esperar quince años para encontrar un editor que quiera editar su libro, tal como su libro está. Es por supuesto importante para los editores editar libros que puedan venderse bien, de eso vive la industria editorial y muchas personas trabajan en ella, y también es imporante que esos libros puedan venderse a la escuela, que es el gran comprador. Es muy tentador para la escuela tener resuelta la enseñanza de ciertos contenidos de la curricula, en este caso la educación en valores. Rueda que rueda por la cual otra vez estamos al comienzo: la literatura sierva de la pedagogía y la didáctica. Hemos hecho un largo viaje para llegar a ninguna parte.

3
Es así que muchas editoriales promocionan en sus catálogos una literatura apta para educar en valores y clasifican los libros que editan según esos valores que se supone contienen. El valor es entendido aquí como una abstracción, algo absoluto y unívoco susceptible de ser aislado, una cualidad que no puede ser inteligida más que con un significado, el mismo para todos los lectores. Cuando un texto propone ser utilizado de modo unívoco como vehículo de trasmisión de un contenido predeterminado, lo primero que emprende retirada es la plurisignificación. Se tergiversa la dirección plural de los textos para convertirlos en pensamiento global, unitario; así lo literario se subordina a un fin predeterminado que tiende a homogeneizar la experiencia. Eso solo ya es algo que está en las antípodas de lo artístico, donde la ambigüedad y la plurisignificación mandan. La adecuación de los títulos de una editorial dentro de tablas que señalan la aptitud de un libro para trasmitir o enseñar cierto valor y su clasificación en lo que respecta a la llamada educación en valores, es una cinta de Moebius que se alimenta desde la curricula escolar hacia las editoriales y desde las editoriales hacia los autores. Las repuestas de estos últimos tienden a satisfacer la demanda de los editores produciendo textos aptos para ciertas necesidades de consumo, y la producción de libros de las editoriales tiende a satisfacer la demanda de la escuela que reclama productos para cubrir ciertos contenidos de la curricula. Incluso todavía más: se trata en buena medida de necesidades creadas por las estrategias del mercado editorial, planificadas y generadas desde los departamentos de promoción para que la escuela necesite e incluya en su curricula y en sus programas y proyectos la educación en valores que, quién puede negarlo, son de bien social. Cuidado del ambiente, derechos humanos, tolerancia ante la diversidad, convivencia en familia, cuidado de los ancianos, protección de los niños, defensa de las mujeres, búsqueda de la verdad, no violencia, amistad, amor, libertad, honestidad, paz, solidaridad, promoción del bien y del trabajo, son algunos valores de una lista de nobleza nominal indiscutible. Planteada la cuestión de esta manera, no estamos muy lejos de aquellos libros de Constancio C. Vigil que cuando yo era niña nos enseñaban a ser buenos y a adquirir hábitos higiénicos. Se trata de la persistente puesta en acto del discurso bienpensante. En fin, que hemos dado la vuelta completa y regresado por izquierda a los años cincuenta, a la época pre-Walsh.

“¿Qué ha sucedido en el campo de los libros para chicos para que las editoriales insistan de este modo en el cruce entre moral y literatura?”, se pregunta Marcela Carranza en un artículo sobre los valores en los libros para niños publicado en la revista virtual Imaginaria. ¿Qué ha pasado para que exista como existe tanta producción de libros creados para enseñar a ser tolerantes, a no discriminar, a cuidar el ambiente o a vivir en paz… libros hechos a la medida de las necesidades del cliente, productos de venta.
¿Y el escritor? ¿Que sucede con él? ¿Cuál es en todo esto su responsabilidad?

4
La educación y el arte son puntos extremos de un campo de tensiones que se alimentan uno por el otro. Se dice que la literatura infantil y la moral son viejas conocidas. Pero también lo son la literatura a secas y la moral. Sofocles con su Edipo pretendía enseñarnos la ley y los graves peligros de transgredirla, pero lo que terminó mostrándonos es la fascinación humana ante la prohibición y el despliegue y los múltiples caminos que abre el deseo entre los seres humanos. La literatura no es, nunca lo fue, autónoma, como creo que tampoco puede serlo ninguna expresión de la cultura. Por eso es, creo, bastante más compleja de lo que parece la cuestión de los valores. El discurso sobre los valores no parece ser hoy, como fue en otro tiempo, fruto de una moral imperante sino sobre todo una estrategia de venta de las grandes editoriales. Hay un corrimiento ostensible de esta cuestión desde la lectura hacia la producción de los textos: no estamos ya ante una lectura de intenciones pedagógicas o moralistas que interpreta los textos de un modo direccionado hacia un único sentido, sino que estamos ante escrituras cargadas de oportunismo que reducen a cero las posibilidades de multisignificación en aras de los réditos más o menos rápidos que el producto puede dar. Se producen así muchos libros absolutamente direccionados, carentes de toda ambigüedad, que reclaman una única interpretación y esquivan toda complejidad de sentido. Un llamado a que el lector no se pregunte nada, cuando la literatura es básicamente una interrogación sobre el mundo.

¿Significa esto que en los libros para chicos no debe haber mensajes? Entramos en un terreno complejo: la relación entre autonomía y literatura. Dice Jorge Larrosa que el carácter pedagógico (y cuando dice pedagógico debemos leer utilitario) de un texto literario, es un efecto de lectura más que una característica de los textos. Sin embargo, hoy el problema está sobre todo en los textos mismos, porque cierta zona del mundo editorial fabrica libros funcionales, con la colaboración o lisa y llanamente la claudicación de muchos autores. ¿Qué es lo que molesta en esos mensajes tan direccionados? La palabra vacía, sobre todo. Libros en los que toda intensidad está ausente, libros construidos con la cabeza, al calor del oportunismo. Para escribir son necesarios cabeza y corazón.

5
Quienes escribimos, le tenemos mucho miedo a la palabra compromiso, una palabra que, en lo que respecta a la literatura, en nuestros países y sobre todo en las últimas décadas, ha sido estigmatizada. Bueno sería que repasáramos aquella frase que se usaba en otro tiempo: literatura comprometida. ¿Qué quiere decir comprometerse en literatura? ¿Qué quiere decir compromiso en la escritura? Sería tonto pensar que la escritura de Monteiro Lobato, de Lygia Bojunga, de Yolanda Reyes, de Graciela Montes, de Marina Colasanti, de Julio Llanes, de María Elena Walsh, de Bartolomeu Campos de Queirós, de Javier Villafañe, para dar sólo algunos nombres de escrituras muy diversas en la LIJ del continente, no es comprometida ni está sustentada por ciertos valores humanos y por cierta concepción del mundo. Sería bueno recordar que sin esos hombres y mujeres no existirían esas obras y que todo lo que ellas tienen proviene de lo que ellos son. Cuando nos enfrentamos a una obra es preciso no olvidar que en ella un hombre nos cuenta la aventura de una conciencia vuelta hacia el mundo y que toda obra no es más que un movimiento vertiginoso entre una conciencia y el mundo, dijo Oscar Massotta. En la obra, lo estético subsume a lo ético y permite hablar de una verdad sin dogmas, y es por eso que un buen libro, aunque trate de cuestiones ajenas a nosotros o refleje ideas que no coinciden con las nuestras, logra conmovernos. No están por una parte el mundo y por la otra el arte. Está todo junto, porque estamos inmersos en lo social. Toda conciencia es conciencia de mundo y porque no es del todo clara, porque no es directa, porque no es funcional, porque permanece en algún punto opaca… es que una obra nos habla. Es en esa vacilación, en esa opacidad, en esa disfuncionalidad y en ese enrarecimiento de sentido, donde está lo que una obra tiene para decirnos. Pedirle a un escritor que tenga ideas sin fisuras, no recibir las contradicciones que se revelan en su obra, es pretender llevarlo a lo políticamente correcto, es también una manera de cercenarlo y sobre todo es conducirse a uno mismo como lector a ese callejón sin salida de lo que debiera ser. Lo que se descubre en un verdadero escritor es una sociedad, un tiempo, una geografía, una cultura. Se trata de lo particular, de lo más profundamente propio, no en el sentido estereotipado del término sino en su sentido más profundo, el que hace que eso sea de ahí y no de otra parte. Pero ese “de ahí” no es necesariamente un país, es más bien una zona de lo humano que de tan particular, no puede menos que percibirse como verdadera. Si tuviera que dar un título a mi vida, seria éste: en busca de la propia cosa, dice Clarice Lispector. Se trata del difícil camino de encuentro hacia lo propio, que todo escritor verdadero emprende, aceptando los resultados de su búsqueda y aventurándose en lo que a la hora de comenzar su proyecto desconoce. Todo esto requiere por supuesto de una alta capacidad de renuncia a muchos cantos de sirena. El camino hacia lo propio, ese largo viaje al corazón del hombre. Pero eso tan íntimo que es “o propio” ¿no es también social? ¿O se trata de un universo personal no tocado por las cosas del mundo? Lo que en una obra aparece está en la sociedad de la que esa obra surge, el arte no tiene sentido si no considera que se dirige a una sociedad de la que su discurso se alimenta, dice Griselda Gambaro. Particular entonces, privado e íntimo, y al mismo tiempo profundamente social. Áse es el carácter de la escritura.

6
La cuestión de los valores se ha convertido en un clisé a dos puntas. Por una parte se fabrican libros horribles para “enseñar ciertos valores”, por el otro hay quienes argumentando que eso está mal escriben o publican una literatura lavada de todo contenido, carente de cualquier atisbo de profundidad, que se pretende “graciosa e inocente”, y se espera que circule como literatura porque no pretende moralizar. Es una especie de encerrona ideológica, una verdadera paradoja. Todos hablamos de valores queriendo decir cosas muy distintas. Pienso ahora en Paquelé, del cubano Julio Llanes, un libro que edité en la colección de novelas juveniles de El Eclipse, un libro que es sin duda un impresionante discurso poético sobre valores como la justicia, la solidaridad, el derecho a luchar por lo que es propio y la construcción de la identidad. Un libro así pone en juego la defensa de los valores de un pueblo, y tiene sin duda una fuerza ideológica que le sale por todos los renglones. ¿No es literatura lo que escribe Llanes? ¿Es politicamente correcto o literariamente incorrecto que él hable en ese libro de la miseria, del hambre, de la tierra, de la identidad, de los negros? Entretanto yo que soy una lectora apasionada y persistente me he dejado conmover hasta las entrañas por ese libro y se han conmovido como yo muchos lectores en su país y en el mío. En una nota reciente sobre literatura infantil en ADN, el suplemento cultural del diario La Nación, se dice  “En la escuela están muy de moda los libros  que buscan enseñar valores como la solidaridad o el cuidado del medio ambiente, o los que enseñan a lavarse los dientes, a no pelearse con los hermanos….”, poniendo, como ya es costumbre hacer con total impunidad e hipocresía, todo el peso en la escuela, en los maestros que leen mal o eligen mal o compran mal, quitando toda responsabilidad en los escritores que han escrito esos libros y cobran por ellos regalías y en los editores que los han editado, los promocionan y los venden.  El debate social, los pobres, los que discriminan o son discriminados, los que no tienen memoria, la violencia familiar y social, la dictadura y tantos otros asuntos pueden ser, claro que sí, temas de la literatura. Pueden serlo como otros temas, siempre y cuando haya allí intensidad. Los valores no son universales ni existen de un modo abstracto ni son iguales para todos los pueblos ni para todas las clases sociales. Hablar de valores en abstracto, tanto como escribir acerca de nada, como sucede con tantos y tantos malos libros que se publican, libros firmados por autores conocidos bajo el sello de grandes editoriales, parece un coletazo de la Nueva Vulgata Planetaria de la que habla Bourdie, de ese lenguaje aparentemente nacido de la nada que hace tabla rasa sobre todo atisbo de conciencia, considerando que ésta es una antigüedad, y a la que muchas veces adhieren por omisión o concesión muchos escritores y artistas. Se trata de la búsqueda insistente de lo neutro. De esa cantera vienen los discursos del moralismo, el multiculturalismo y la declamación literaria de igualdad para todos, mientras crece en nuestros países la exclusión.

La literatura light, hecha a la carta, para enseñar valores o para divertir así como la literatura políticamente correcta son formas persistentes del conservadurismo político y social. Nuevas y sofisticadas formas del discurso conservador que entre otras estrategias selecciona aquello que le permite sostener el statu quo ocupándose de temas y aspectos que se supone son de preocupación social, en un recorte de brutal superficialidad. La cuestión de los valores es en verdad, la menos política de las cuestiones, porque una obra política es una obra que incomoda al lector de la polis.

7
En estos productos a la carta, libros de colecciones para educar en valores o libros con gusto a nada ofrecidos como literatura lúdica o placentera, lo que se expropia de la literatura es la intensidad. Intensidad más que libertad, porque la literatura no es libre, como ya hemos dicho, y tampoco es libre el escritor, ¿qué ser humano puede serlo? Un escritor está -como cualquier persona- lleno de condicionamientos culturales, económicos, sociales, familiares, históricos, geográficos, y también está llena de condicionamientos la literatura. Metido intensamente en todos esos condicionantes y desde la tensión que ellos provocan, desde sus intereses, sus deseos y su campo ideológico que nunca está al margen de lo que produce, un escritor escribe -conciencia sobre el mundo- con intensidad, puesto entero en ese mar de contradicciones y nunca lejos de ellas sino intensa y fatalmente inmerso.

8
El significado primero de la palabra ética es carácter (ethos, carácter). Carácter, que proviene del latin, era el nombre que se le daba al hierro de marcar y era por extensión, marca, figura o signo que se imprime o esculpe en una cosa, y también signo, estilo, forma particular de cualquier sistema de escritura. Enseñar, proviene a su vez de insignare, que significa dejar el signo, dejar la marca en alguien. Etica y educación trabajan en el sentido de dejar una impronta, delinear un modo de comportamiento. Frente a esto, el arte intenta capturar algo de lo que es, esa zona donde el comportamiento y el carácter, así como lo justo, lo adecuado y lo correcto se repliegan en aras de la intensidad. ¿Cuál es entonces el lugar de la ética en los escritores? ¿Cuál en el de los escritores de libros para chicos? ¿Cuál es, en todo caso, la relación que existe entre Etica y Literatura? Falta de ética cuando esa palabra vacía se imprime, se edita, genera ventas, genera derechos de autor, engaña o intenta engañar a lectores incautos o a niños. Hipocresía entonces….despliegue de valores que más se declaman cuando menos están en nosotros y en nuestra sociedad. Ante la escritura se abisman las buenas intenciones, lo bienpensante, tambalean nuestras concepciones de lo que debe ser.

9
Muchas veces hemos querido darle a la literatura una función olvidando que la tiene por sí misma. La literatura para ser útil, debe conservar cierto rasgo disfuncional. La verdad de la literatura es siempre una verdad particular, la de un personaje o de una cierta voz que narra, nunca una verdad general. Un cuento, una novela, persiguen a una conciencia que se forja su destino, la acompañan en el instante en que elije su felicidad o su derrumbe. Se trata del dolor o la alegría de lo singular, lo humano es singular, de la lucha de unos personajes entre lo que son y lo que quieren o pueden ser. Pero la verdad en la literatura no termina en las palabras. Si se tratara sólo de palabras, no podríamos creer, no podríamos entrar en el pacto de ficción que una obra nos propone. Para lograr que esa verdad no sea entonces sólo de palabras, la literatura lucha principalmente contra la lengua y lucha también contra la educación y los valores oficiales de una sociedad. Cercada por esas y otras zonas de la cultura, la escritura es desvío, como lo dice el poeta Nestor Perlongher en una frase que me gusta citar. ¿Desvío de qué? Desvío de la norma, de lo esperado, de lo previsible. Desvío hacia uno mismo, hacia la propia cosa, como dice Clarice Lispector.

10
Me detengo otra vez en una frase de Jorge Larrosa: “La literatura no reconoce ninguna ley, ninguna norma, ningún valor. La literatura, como lo demoníaco, sólo se define negativamente, pronunciando una y otra vez su non serviam. Tratando, desde luego, de la condición humana, y de la acción humana, ofrece tanto lo hermoso como lo monstruoso, tanto lo justo como lo injusto, tanto lo virtuoso como lo perverso. Y no se somete, al menos en principio, a ninguna servidumbre. Ni siquiera moral”.

Tomo esta definición para hacer algunas precisiones que considero necesarias: la literatura no reconoce ninguna ley, ninguna norma, ningún valor, dice Larrosa. Pero la literatura está en realidad llena de normas, de leyes y valores. Imagino que Larrosa quiere decir ninguna ley externa a las formas a través de las cuales quien escribe va buscando sentido. Porque quien escribe, y también muchas veces quien lee, podrá ver pronto en un texto literario cómo trabajan, con qué potencia, las leyes, las normas, las formas. Una de las cuestiones más interesantes de la escritura es el/los obstáculos que el escritor se pone a sí mismo o que acepta que le pongan ciertas elecciones formales que hace, en el deseo de que aparezca la propia cosa, que es siempre esquiva, difícil de encontrar. Sin condicionamiento, sin ley, sin reglas, sin normas, sin límites entre lo que se debe o no se debe, se puede o no se puede hacer, no existe libertad creativa, ni existe intensidad. Es eso justamente lo que he intentado hacer en mis talleres de escritura durante años, poner obstáculos a la espontaneidad del otro, como quien cierra una esclusa para que el caudal se vea obligado a hacer otros recorridos. Pronunciando una y otra vez su non serviam, dice Larrosa. Entiendo el no servilismo de la escritura más como un deseo y un camino que como una verdad absoluta, o incluso más todavía como un resultado, porque si observamos la historia de la literatura veremos que ésta tuvo en muchos momentos deseo, intenciones y necesidad de servir a causas, razones y objetivos diversos, y vemos también que muchas de las obras mayores de la cultura universal fueron hechas al calor de un proyecto político, para desarrollar una identidad y conformar una nación o incluso más terrenalmente, para que no quedara sin trabajo ningún integrante de la compañía de actores, como es el caso de Shakespeare. Pero sabemos que no es por esas razones que esos libros han llegado hasta nosotros, sino por su condición de inagotables, su capacidad de seguir diciendo más allá de su tiempo y de su geografía. Es la resistencia que ofrecen a la posibilidad de ser interpretados en un sentido completo lo que los ha convertido en clásicos. Es su oferta de lectura que no termina de comprenderse ni se agota lo que hace que sigamos leyéndolos.

11
Vuelvo sobre el punto: el secreto del arte no es la belleza, ni la perfección ni… El secreto del arte está en la intensidad. Si en la obra vive esa intensidad, si se consigue estar entero ahí en lo que se escribe, ya no tienen importancia el contenido ni los valores que de lo escrito emanen, porque fondo y forma serán una sola cosa, se habrán hecho obra, serán la obra, y todo lo que logremos escribir estará pleno de valores y de sentido, así se hable del petirrojo que ve por la ventana de su habitación de solterona la poeta Emily Dickinson (si no estuviese viva cuando vuelvan / los petirrojos, al de la encarnada / corbata, en mi memoria, / echadle una migaja) o se hable del nazismo incrustado en la clase media alemana como hace Heinrich Böll en Retrato de grupo con señora. La intensidad. Áse es el territorio de la literatura. Escribir es una especie de traslado en el que lo vivido pasa a través del tiempo, desde el propio cuerpo al corpus que es la obra, dice Juan José Saer.

12
¿Debe un escritor ocuparse en su escritura de lo social, de lo político, de los valores? ¿Debe escribir sobre la miseria, sobre la violencia social, sobre la violación de los derechos, sobre la preservación del planeta? En países como los nuestros, es de esperar que un escritor, como también un docente, un editor, un mediador, personas todas privilegiadas cultural y socialmente, no sea indiferente con su tiempo y con su gente. Sobre todo que haga aquello que hace con compromiso y con dignidad, sin corromperse ni corromperlo. Cabría aclarar que la corrupción no es algo que compete sólo al terreno de la política, los funcionarios o las empresas, no es algo ajeno a una actividad del espíritu como la literatura. La corrupción es algo muy larvado, una modalidad que se incrusta en la profundidad de lo humano y nos hace condescender a sucesivos pequeños renunciamientos hasta tomarnos por completo e instalarse en nuestra esencia. Apartar de nosotros las sutiles formas de corrupción que permanentemente se nos proponen, exige una mirada alerta, una custodia implacable sobre nosotros mismos. Un escritor no corrompido, es un escritor comprometido con su escritura. He dicho con y no en. Compromiso con lo que se escribe, lo que es decir intensidad en lo que escribe. La intensidad es un sentimiento que aparece frente a ciertas cuestiones del mundo, cuando nuestra vinculación con esas zonas de lo humano es muy profunda, sin segundas intenciones, compleja, desconcertante y genuina. No es algo que se fabrica, de modo que para ser intenso no puedo declararme a mí mismo ciertas intenciones ni tampoco declamarlas. No puedo proponerme escribir sobre ciertos temas que son interesantes o correctos o adecuados o demandados por el momento editorial o por los lectores de una época o por necesidades de la escuela… sino que debo escribir sobre aquello que de modo azaroso, aleatorio, me propone una compleja, intensa, incierta búsqueda. Se trata entonces de permanecer insistente, fiel a uno mismo, hasta poder ver en las cosas, otra cosa. Por eso la literatura es una sustancia difícil de encontrar en el mar de los libros para chicos. Aunque se produzcan hoy miles y miles de libros, los buenos libros siguen siendo pocos, no han cambiado en ese sentido demasiado las cosas. En un campo tan resbaladizo, tan trajinado por el deseo de agradar, por las obligaciones pedagógicas, por el empeño en lo que debe ser, por lo políticamente correcto, por los manuales de buenas costumbres, por las necesidades curriculares, por las estrategias del mercado…encontrar expresiones de auténtica literatura ha sido siempre un milagro, algo que no se encuentra todos los días ni se encuentra en todos los libros. Se editan miles de libros, pero las posibilidades que un libro tiene de permanecer, de habitar en la memoria de un lector, que es la verdadera forma de permanecer que tienen un  escritor y un libro, son remotas… Pasan y pasan en este mundo que hemos creado, los objetos, los programas de televisión, las noticias horrorosas, terribles, una cosa tapa a otra rápidamente. También muchos libros pasan como un vértigo que no permite que quede en nosotros ni el vestigio menor de su existencia. Sin embargo, y a pesar de la avalancha de novedades, a pesar del mercadeo y de los intentos de domesticación lectora, algunos libros se sostienen a lo largo de los años, porque un buen libro es un libro capaz de quedarse en nosotros, en nuestros corazones, como se quedan las personas que amamos. Un objeto capaz de permanecer vivo entre el mar de libros que se edita. Y somos nosotros, los lectores, también con nuestra intensidad, con nuestro ejercicio de libertad, los que decidimos qué libros quedarán vivos en nuestros corazones, somos nosotros los que ofrecemos como territorio de siembra nuestra memoria, para que los libros se instalen, crezcan, permanezcan.

13
Hablo una y otra vez desde la literatura, desde ese territorio común entre la literatura y la literatura infantil. Ese lugar que, según la teoría de los conjuntos, el conjunto literatura comparte con el conjunto de la literatura infantil y juvenil. En ese lugar donde se superponen ambos territorios, ahí he querido instalarme yo, y si algún aporte puedo hacer en algún momento es siempre desde ese lugar en el que libros destinados a lectores niños o jóvenes son también literatura. Se trata de una zona pequeña, pues fuera de ella está por un lado todo lo literario que no pueden o no les interesa leer a los niños y por el otro todo lo que se ofrece como libro para niños sin que sea literatura y también lo que ofrecido como literatura sabemos que no lo es. El avance del mercadeo por izquierda y por derecha hace que, pese al crecimiento de la industria editorial o acaso justamente por eso, la zona de confluencia sea hoy como siempre una zona estrecha. Y la rendición persistente y sucesiva de tantos escritores a ese mercadeo hace que la diferencia entre lo editado y la literatura sea cada vez mayor y que el proceso se acelere más y más.  Se trata de una zona pequeña, entre otras cosas porque los libros literarios, justamente por su condición de literarios, viajan más lentamente, para usar un verbo que utilizan los editores como eufemismo de lo que funcionando en un sitio puede ser vendido rápidamente en otro. Esto sucede porque la literatura por su complejidad, su ambigüedad y sobre todo su particularidad, es un árbol difícil de trasplantar de una cultura a otra, algo así como una especie autóctona que no crece rápidamente en cualquier parte, que es de crecimiento lento y necesita que la acompañemos y la cuidemos de especies o expresiones foráneas, hasta que pueda enraizar. No se trata de libros a la carta, ni a medida, no se trata de libros para todos los gustos, de uso multiple, sino de libros particulares que esperan encontrarse alguna vez con sus particulares lectores. Hay libros maravillosos en la historia de la literatura que tienen un campo de lectores pequeño pero que son y han sido indispensables para nuestra formación como lectores, para la escritura de otros libros y el alimento de otros escritores, lo que permitió que finalmente llegaran hasta nosotros y se volvieran indispensables. Es que si pensaramos siempre y solamente en términos de rápidos números de ejemplares vendidos, nunca se hubiera sostenido una escritura como la de Borges, por ejemplo, un escritor que por muchos años estuvo lejos de ser un escritor bien vendido. Entonces, como decía, los réditos no suelen ser tan amplios ni tan rápidos con los buenos libros, diría que casi siempre los éxitos son menos rápidos y muchas veces son menores con los buenos libros que con los libros fabricados en serie, y si lo llegan a ser no lo serán en el corto tiempo, de modo que escribir para niños desde condiciones fuertemente literarias, escribir para niños como se escribe la literatura para adultos o incluso más la poesía, es menos redituable para un escritor y también lo es para la editorial que lo edita. Sin embargo, sólo los buenos libros persisten en el tiempo, de modo que si se sabe esperar, es muy probable que un buen libro termine recompensando de diversas maneras a su autor y a su editor. ¿Cómo se sostiene entonces la literatura?, ¿Desde qué lugar preservarla del avance mercantil y de la claudicación humana, sino desde un lugar ético para el escritor y para el editor y desde el lugar de capacitación intensa de los lectores/mediadores? ¿A quién le conviene la literatura y para qué sostenerla? La experiencia de la lectura (como la de la escritura) es uno de los últimos reductos de libertad que tiene el hombre. Es lo mismo que con los sembrados (si todo el mundo siembra lo que se vende a mejor precio, entonces quién sembrará lo que también necesitamos y no deja esos réditos) o como las ciencias (si todo el mundo fabrica los remedios que necesitan muchos, cómo obtendremos remedios para curar las enfermedades que padecen pocos). La sociedad debe preservar esas zonas de la cultura para mantener un equilibrio. No es descabellado que el Estado proteja las ediciones de ciertos libros o de cierta literatura que parece en peligro de extinción, como se debieran proteger las lenguas que se pierden y los papines morados de la puna argentina que una sola familia cultiva hoy, y de hecho algo de eso sucede si se eligen para las compras estatales libros de calidad en desmedro de otros. No es vaciándonos de ideas ni de valores, para usar la palabrita, como combatiremos los escritores esta estrategia de mercadeo que se ha dado en llamar “libros para educar en valores”, sino buscando en lo más profundo de nosotros el deseo de escritura, un deseo que de todo se alimenta y también de los valores que sostenemos y que sobre todo nos sostienen.

14
Dijo Oscar Massotta acerca de Roberto Arlt: “Esta obra será entonces política menos por lo que dice expresamente que por lo que revela”, como también se ha dicho de Proust y de Flaubert. Lo interesante en el proceso de escritura es aquello del escritor que sale/aparece/se revela a pesar (y a contracorriente) de sus proyectos o intenciones. Lo que se revela no sólo para quien lee sino también para quien está escribiendo. Se revela, se rebela, nos revela. Es muy interesante esta palabra en lo que respecta a la literatura, una palabra que podríamos escribir con b larga y con v corta, es decir aquello que ofrece resistencia ante lo que debiera ser y aquello que revela aspectos que estaban ocultos, también lo que se revela ante nosotros y pese al trabajo que nos ha costado llegar hasta ahí, se evidencia de un modo misterioso y sorpresivo, tan sorpresivo que parece milagroso. Rebelión. Resistencia. Revelación. Visión de lo que era oscuro o estaba oculto. Aspectos mágicos y realistas, todo eso y más también en la escritura que un escritor escribe con la cabeza y el corazón.


Este texto fue leído  por María Teresa Andruetto en el Congreso de LIJ organizado por Ediciones La Bohemia en la Biblioteca Nacional de Buenos  Aires  (octubre 2008), y se encontrará recogido en el libro Hacia una literatura sin adjetivos, que publicará Comunicarte (Córdoba, Argentina) en 2009.

7 comentarios en “Los valores y el valor se muerden la cola

  1. Pingback: Autores de literatura infantil y juvenil: María Teresa Andruetto | Noticias de mi Tierra
  2. 22/01/2013 a las 01:27

    Comentarios inteligentes y llenos de pasión y sabiduría no pueden ser cuestionables y si muy valorados. Gracias

  3. Patricia
    16/06/2009 a las 16:14

    Maravilloso! Tuve la suerte de escuchar esta conferencia en el Congreso de LIJ. Quisiera invitar a todos los que creen en el valor de las palabras y las redes sociales, a participar de una Jornada sobre “Proyectos solidarios” que se llevará a cabo en Udemm: Av. Rivadavia 2258 1º piso- Aula Magna, hoy -16/6- a las 18hs. La participación es libre y gratuita, solo pedimos donación de uno o más libros -nuevos o usados- para colaborar con el “Proyecto Cruz del Sur de la Educación”.
    Disertantes: Dr. Rubén Omar Sosa y Lic. Silvia Gabriela Vázquez
    Informes e Inscripción:
    udemm_extension@udemm.edu.ar
    Más info en: http://www.udemm.edu.ar

  4. Olga A. de Linares
    12/12/2008 a las 00:30

    Comparto el comentario anterior. La conferencia de la Sra, Andruetto fue una de las mejores cosas del Congreso, un verdadero lujo. Gracias por darnos la ocasión de recordarlo.

  5. Mnika klibanski
    09/12/2008 a las 18:34

    Tuve la oportunidad de escuchar esta conferencia en vivo y en directo, y con la intensidad de la voz de María Teresa. ¡Qué bueno disponer ahora de este texto para leer, releer y desleer una vez más! Gracias! Mónika Klibanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *