Las semillas mágicas

Mitsumasa Anno
México: Fondo de Cultura Económica, 2004

Juan, el joven protagonista de la historia, recibe de un hechicero dos semillas y dos consejos:  que horneara una de la semillas hasta que se torne roja y luego que se la comiera,  así no tendría hambre por un año;  y que siembre  la otra semilla y la cuide, pues para el otoño le daría dos semillas mágicas. Juan hizo exactamente lo que el hechicero le indicó. Fueron pasando las estaciones, los años, conoce a Alicia, tienen un niño. Su fortuna crece de uno en uno, de dos en dos… La cosecha avanza hasta que un día una tormenta puede que cambie el destino de todos.

Una historia sencilla, narrada con la simpleza que Anno acostumbra como estilo,  tanto desde lo literario como desde lo estético, y que demanda al lector  descubrir las metáforas visuales como los principios matemáticos casi siempre presentes en sus relatos. Contada de forma sobria y poética, en un equilibrio justo con imágenes que despiertan calma y serenidad. Figuras y objetos fijados sobre importantes extensiones de espacio en blanco logran captar la atención a la vez que la estimulan.
Las preguntas que acompañan algunos momentos de la historia involucran al lector en un registro que le exige atención ,y que,  a través de las respuestas a los interrogantes planteados motivan una original complicidad con el autor.

Arte en palabras e imágenes que redimensionan al escritor y al lector, quien sin proponérselo queda invitado a una aventura de la que es partícipe necesario.

“Titulé este libro -expresa Anno en una nota final – Las semillas mágicas porque en cada pequeña semilla existe un misterioso poder que parece ir más allá de nuestro entendimiento”

Como misteriosos son los múltiples mensajes de un relato que siempre propone ir más allá, desde la mirada y desde la palabra. Los libros de Anno exigen mucho a sus lectores, pero ese esfuerzo se ve compensado ante la obra de gran calidad que tienen ante sus ojos.

Una oportuna  propuesta editorial que niños y adultos disfrutarán  por igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *