La reina de los colores

Jutta Bauer
Salamanca: Lóguez, 2003

Los libros de Jutta Bauer nos ofrecen historias en las que no aparecen personajes estereotipados o planteamientos argumentales típicos. Sus trabajos, siempre sorprendentes y fascinantes, atrapan, desde la propuesta inteligente, al lector.

Así ocurría con Madrechillona o El ángel del abuelo, y así pasa con La reina de los colores, un álbum recomendable para todos los públicos y sobre todo para aquellos que, en este tiempo de imágenes al por mayor, reconocen la belleza de un trazo limpio, de negro contundente, al que van invadiendo los colores, como ocurre con la reina de este cuento.

La reina de los colores es un buen antídoto para los que miden el valor de las ilustraciones por los centímetros cuadrados de papel ocupado, y es que, en él, los trazos respiran dejando respirar al dibujo y al lector.

Jutta Bauer rechaza en sus obras todo aquello que distrae, para mostrar al fin imágenes y textos abiertos, profundamente ricos en su sencillez, en los que el espectador ha de interpretar lo que se le ofrece, adoptando una actitud activa.

Puede ser este libro útil para aquellos que trabajan de cerca con niños: con él pueden descubrir lo que cuenta un garabato azul o unas bolas de color transformadas en lágrimas…

La reina de los colores habla de lo que cuentan los colores, de lo que ocurre cuando todo se vuelve gris, de la necesaria convivencia de unos y otros, para que el mundo sea una fiesta donde jugar todos, y el final feliz sea posible.

Un libro de Lóguez en el que se ve la línea de calidad por la que desde hace años apuesta esta pequeña editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *