La elegida de la diosa

La elegida de la diosaEva Balaguer-Cortés
Barcelona: Edebé, 2014

Ser distinto a la mayoría desde el mismo instante del nacimiento podía marcar el destino de la persona en muchas culturas de la Antigüedad: el débil, el enfermizo o aquel que presentara alguna malformación solían tener los días contados en sociedades poco o nada proclives a la compasión con quienes podían suponer una carga para su entorno. Pero también existían las excepciones y en determinados casos esas mismas sociedades podían considerar al diferente como un ser señalado por la divinidad cuya vida se tenía como un bien sagrado.

La elegida de la diosa, obra de la zaragozana Eva Balaguer-Cortés, parte de una premisa semejante: Ratucape Atta nace con una malformación física que a los ojos de la mayoría la convierten inmediatamente en un ser “maldito”, máxime cuando su llegada al mundo provoca la muerte de su madre… Pero el chamán de la tribu determina que es un ser elegido, una intermediaria entre la divinidad y los hombres.

En esta historia se conjugan algunos de los mecanismos más ancestrales de la humanidad: el amor, el odio, el miedo, la muerte, la sed de poder y un sentimiento trascendente que busca dar respuestas a todo aquello para lo que la mente no encuentra explicación racional. Ratucape, la protagonista, vive rodeada de un temor reverencial que no comprende, víctima de un cuerpo diferente que la señala y la aísla del resto, únicamente sostenida por el cariño de un miembro de su tribu, hasta que los acontecimientos le muestran que su vida tiene sentido para los demás y sobre todo para ella misma; y es que el amor, el primero de esos mecanismos ancestrales que nos mueven, es también el más fuerte, capaz de superar todos los obstáculos que nos surgen en el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *