La curación de grillo

Toon Tellegen
Ilustraciones de Jesús Aguado
Traducción del neerlandés de María Lerma
Madrid: Siruela, 2004
Colección: Las Tres Edades, n. 110

Durante la lectura de este libro he tenido continuamente la sensación de que fuera a suceder algo que estaba deseando leer, y a medida que iba pasando las páginas lo esperado nunca llegaba.

La curación de grillo es la historia de un grillo que un día sin saber por qué siente una sensación grande y sólida en la cabeza, algo que le martillea y no le deja vivir tranquilo. La hormiga le da una explicación a su problema, y le dice: “lo que te sucede es que te sientes triste”; mientras que el grajo le dice: “lo que tienes en la cabeza es aire y por eso oyes ruidos”.

El grillo no se explica por qué se siente así, pero poco a poco la tristeza le invade, sumiéndolo en una depresión que le impide llevar la vida que hasta entonces llevaba. Los animales intentan animarlo sin mucho éxito, dejándole después de cada fiesta la casa patas arriba. Sólo la ardilla se queda con él a los pies de la cama, y cuando el grillo duerme, ella logra atisbar en su cabeza ese sentimiento triste, oscuro y grande que lo atormenta, entonces, la ardilla lo agarra, pero es frío y resbaladizo, y un pedazo queda irremediablemente dentro de la cabeza del grillo.

Al mismo tiempo, un elefante cabezota, que sueña con trepar a los árboles, no deja de empeñarse en subir entre las ramas de un roble, pero siempre se cae. Parece que la infelicidad reina en las vidas del grillo y el elefante, el primero no entiende qué le sucede, el segundo ansía algo imposible para su condición de animal terrestre y pesado.

Una historia sin duda psicológica, donde los animales humanizados representan una pequeña comunidad en la que aparentemente unos están preocupados por los otros, se permiten explicar las vidas y los problemas ajenos, y lo paradójico es que en este bullicio de unos y otros en el fondo no pasa nada, ninguno es importante para los demás.

He terminado la última página y la sensación que me ha dejado ha sido de frialdad, quizás existe algo más entre líneas que me estoy perdiendo o igual simplemente el autor muestra la historia desde un punto de vista frío y objetivo, en una palabra: distante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *