La ciudad

La ciudadArmin Greder
Traducción de Eduardo Á. Vélez y Héctor R. de la O
México: Océano, 2012

La ciudad (La città, 2009) es el segundo libro del italiano Armin Greder como autor e ilustrador, después de La isla, un álbum publicado en Alemania en 2002 que removió a todo aquel que lo leyó, y cuya reseña ya publicamos anteriormente en Babar.

En este nuevo álbum, como en el anterior, Armin Greder vuelve a mostrarnos una historia cruda, que nos mantiene el corazón en vilo hasta que llegamos al desenlace. Si en La isla un extranjero llegaba a una ciudad, en este caso vemos a una mujer que, tras morir su marido en la guerra, huye de ella cargando a su bebé, para protegerlo “de las cosas terribles que suceden en la vida”.

En medio del bosque construye una casa y cría allí a su hijo, que crece sin más compañía que la de su madre. Pero un día ella muere, y se encuentra totalmente perdido: ya no hay nadie que le diga lo que tiene que hacer: “Solo el silencio de la madre reinaba en la casa”.

Esta historia nos narra el paso de la infancia a la madurez de un modo sobrio y a través de una continua simbología que impregna cada página: la muerte de la madre sobreprotectora, la indefensión del niño, el proceso de luto y de superación, y por último el enfrentamiento con la vida más allá de las paredes de su pequeño mundo. En la cuarta de cubierta se citan unas palabras del autor acerca del significado de este álbum: “Después de escribir por un rato me di cuenta de que había otro elemento que quiso entrar en la historia: lo de crecer, y la precondición para eso, lo de permitir crecer –la necesidad de soltar lo más querido y más difícil de soltar”.

Las ilustraciones son tan sobrias y precisas como el texto, y se limitan a una gama muy reducida de colores (grises, negros, fondos blancos) que solo se interrumpe en tres ocasiones, cuando aparecen los habitantes de la ciudad (una de ellas en la cubierta). Es interesante observar la evolución en la expresión del niño: cuando es bebé mira todo con curiosidad, cuando crece parece que refleja aburrimiento de una vida solitaria y aislada, cuando muere su madre muestra miedo y angustia, y cuando finalmente crece, la furia y el valor aparecen en su rostro.

La cubierta, que antes mencionábamos, refleja una escena en la ciudad, lugar que no aparece en ninguna página de interior. Sí aparecen unos instrumentos musicales en la portadilla, y unos personajes que buscan la ciudad en un momento de la historia y tropiezan con la casa donde viven los protagonistas. Es muy evidente la caracterización tan opuesta entre los habitantes de la ciudad, y la mujer con su hijo. Estos visten trajes oscuros (ella está de luto), pero los habitantes de la ciudad usan ropa de todos los colores.

La ciudad habla de la familia y del crecimiento, y finaliza cuando un hombre se dirige hacia ella. ¿Encontrará allí la sociedad que pudimos conocer anteriormente en La isla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *