Gato Guille y los monstruos

Rocío Martínez
Ilustraciones de la autora
Kalandraka, 2000

El gato Guille se encontraba jugando en su habitación cuando escuchó un extraño ruido. Asustado, corrió a la cocina, donde estaba su mamá, y junto a ella se sintió más seguro. Siguió jugando, y de repente escuchó otro ruido que le aterrorizó. Corrió de nuevo hasta su madre, que estaba en el baño, y se quedó jugando junto a ella, más tranquilo. Sin embargo, mientras estaba allí, volvió a escuchar otro ruido más, y corrió al salon. A los pocos instantes volvió a escuchar el ruido, pero esta vez no encontró a su madre por ningún lado. Temblando de miedo, recorrió la casa buscándola, y la encontró escondida en un armario: «La casa está llena de monstruos», dijo ella. Pero Guille la tranquilizó: es la cisterna que gotea, es la lavadora lavando ropa, es el viento que se cuela por la ventana.

Rocío Martínez ha conseguido crear un álbum inagotable, redondo, preciosista, emotivo, intencionado… A uno se le atascan las palabras intentando describir la belleza del libro. Sus diferentes niveles de lectura, su estructura circular, lo maravilloso de las ilustraciones, y el cuidado y coherencia estética con que afronta su trabajo..

El texto es el justo, ni mucho ni poco, el suficiente para transmitirnos una historia, las emociones de unos personajes. Y las ilustraciones son sencillamente magistrales. Los personajes llenos de expresividad, tanto en sus caras como en sus gestos. Los espacios, llenos de detalles y distintas perspectivas. Por mucho que nos fijemos, no encontrarremos fallos ni incongruencias.

Del mismo modo que Osito y Pequeño Tigre tenían a Günter, la rana que arrastraba al patito-tigre, Guille tiene una rana de peluche a la que vemos dándose un relajado baño en el cubo de la fregona, montada en el ala de una avión de juguete o leyendo en un sofá «Donde viven los monstruos». Sólo por estos guiños merece la pena tener el libro.

Lo dicho, un álbum imprescindible que leeremos y observaremos una y otra vez, sin cansarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *