Fallo del II Premio de Poesía Infantil Luna de Aire

El libro de poemas titulado La vieja Iguazú, presentado con el seudónimo “Nanni Delacqua”, del que es autor Gonzalo García Rodríguez (Darabuc), con domicilio en Moratalla (Murcia), ha sido el ganador de la 2ª edición del Premio de Poesía Infantil Luna del Aire, que convoca el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI) de la Universidad de Castilla La Mancha y que patrocina la empresa Promociones González S.A.. El Jurado destacó la originalidad del libro, muy bien construido y muy bien resuelto. Dicho Jurado fue presidido por el Vicerrector del Campus de Cuenca, José Ignacio Albentosa, y formado por el escritor y periodista José Ángel García, Flor González (en representación de Promociones González), Carmen Utanda (profesora de Lengua y Literatura de la UCLM), José Luis Muñoz (Director de Radio Nacional de España en Cuenca) y Pedro C. Cerrillo (profesor de Literatura Infantil de la UCLM y Director del CEPLI). Noventa y seis libros de poemas se han presentado a este II Premio de Poesía Infantil Luna del Aire, cuya dotación es de 1.500 euros para el libro ganador, que, además, será editado por el propio CEPLI en la colección de libros que lleva el título del mismo premio y que se dedica exclusivamente a libros de poesía infantil. El premio, que se convocó con la finalidad de promocionar la creación poética para niños, se ha visto desbordado en todas sus expectativas, ya que se han presentado trabajos procedentes de casi todas las comunidades autónomas de España, así como otros de diversos países latinoamericanos, entre ellos Argentina, México, Colombia, Cuba, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Brasil y Costa Rica.

1 comentario en “Fallo del II Premio de Poesía Infantil Luna de Aire

  1. Francisco Medina
    03/11/2008 a las 09:48

    Enhorabuena a su autor. Siempre es bueno recibir reconocimientos por el trabajo que uno hace y m¡s, cuando en el caso de la escritura, este trabajo suele hacerse en la m¡s absoluta soledad y clandestinidad. Ahora, ese libro al que uno ha dedicado tanta intimidad y horas puede compartirse con los otros. Pero también es interesante que esos “otros” sean niños, jóvenes que a través de obras como éstas comenzar¡n a despertar su interés por la literatura. Lo dicho, enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *