Falleció el ilustrador Tino Gatagán

Los restos mortales del ilustrador y pintor Constantino Gatagan -Tino Gatagán como era conocido en el mundo del arte y la literatura- fueron incinerados en Madrid, ciudad en la que residía desde los 17 años y en la que falleció el sábado día 8 de mayo tras una larga enfermedad. Tenía 53 años y estaba preparando una exposición antológica en la Fundación Vela Zanetti, que había tenido que ser aplazada meses atrás debido a su enfermedad.

Gatagán era de origen berciano -había nacido en Villa Martín de la Abadía- pero su arte le llevó a ser conocido fuera de las fronteras de su país, pues son muchos los idiomas a los que se traducían los libros que ilustraba.

Esta relación con la literatura que mantuvo desde los inicios de su carrera era destacada ayer de forma especial por el escritor Luis Mateo Díez, leonés como Gatagán y amigo personal del artista. “Gatagán no era un mero ilustrador. Su personalidad, su generosidad, le hacía ir mucho más allá de la ilustración. Tenía una gran capacidad de trabajo y una gran convicción en lo que hacía. Y lo que hacía era contar historia. Así lo decía él y así lo creía yo”.

Mateo Díez recuerda con especial cariño un cuento suyo, ‘Luna del Caribe’, que ilustró el artista desaparecido “con una especial dedicación. Proyectó su mirada sobre la historia y ahora a mí me cuesta mucho trabajo imaginar ese libro, leerlo, sin ver los dibujos de Tino”, señala el autor de ‘La fuente de la edad’.

“El suyo era un universo muy personal, tenía una mirada particular que proyectaba sobre las historias que ilustraba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *