¡Esto es arte!

El arte no solo ese encuentra en lo que se ve. También en la manera en la que se realizan las cosas. A veces una sonrisa tiene más arte que la misma Gioconda y logra mover los sentimientos más profundos. Pero para lograr tan difícil hazaña se necesita tener la mente clara y el corazón dispuesto (y un poco de suerte también ayuda).

Pienso esto mientras veo los nuevos libros de la editorial Gustavo Gili, que además de tener una idea clara sobre lo que quiere para su sello infantil (Los Cuentos de la Cometa), también le imprime ese espíritu de arte a la selección y publicación.

Gustavo Gili es una editorial reconocida en el ámbito del diseño y la arquitectura por sus libros y sus autores, ambos son autoridad en el medio creativo, pero al abrir recientemente la línea de literatura infantil el reto era darle forma y vida con la misma personalidad que les distingue. Así, Los Cuentos de la Cometa viajan entre la vieja escuela del diseño y las tendencias del arte.

Andrómedar SR1Comenzando por Andrómedar SR1, un libro originalmente editado en 1970, creado por Hans Stempel y Martin Ripkens e ilustrado por Heinz Edelmann. Pero ¿quiénes son estos tipos? Bueno, pues resulta que Ripkens y Stempel son una famosa dupla alemana de librero-editor-escritor que, además de hacer libros para niños, también han trabajado en el mundo del cine. Por otra parte, Edelmann, el ilustrador, se hizo muy famoso al ser el director artístico de Yellow Submarine, la psicodélica cinta de The Beatles. Así, estos tres creadores formaron una historia en la que el sinsentido, tanto escrito como ilustrado, es el hilo conductor en el que el malvado Octopus intenta adueñarse del mundo. Una historia rica e imaginativa con la estética psicodélica llena de color, figuras, sombreros de copa y vacas burlonas.

Animales animadosEl segundo libro es una verdadera joya del diseño: Animales Animados (creado originalmente en 1926 pero no editado hasta 2010) es la obra pionera de la animación fotográfica, y los textos se encuentran en español y también en ruso. De ese modo, el diseño del libro conserva toda la esencia gráfica de la época. Creado por Ródchenko, famoso artista nacido en San Petesburgo que dedicó su vida a la pintura, la escultura, el diseño y la fotografía. Fue uno de los fundadores del Constructivismo, y eso se refleja en el diseño, las maquetas y las fotografías del libro. Los textos pertenecen a Serguéi Tretiakov, famoso dramaturgo y poeta. Esta combinación de talentos dio como resultado un libro experimental en el que la historia escrita y la fotográfica conversan la misma historia pero desde puntos de vista diferentes, ya que las imágenes se alejan de la interpretación y dan paso a que la imaginación del lector contribuya dando vida a las maquetas de papel creadas por Ródchenko. Y por si fuera poco, al final del libro se encuentra un dossier con los personajes para que el niño pueda jugar y construir su propia historia.

Un libro para colorearEl tercer libro es tan interesante como los otros dos: se trata de Un libro para colorear, creado por Andy Warhol. Esta serie de ilustraciones a línea fueron dibujadas por Andy para promocionar Fleming-Joffe, una firma de productos de piel en la que el artista neoyorkino colaboró durante 10 años diseñando los anuncios para revistas, bolsas, un stand y, por supuesto, este cuaderno para colorear que se les regaló a los clientes para que sus hijos se divirtieran.

Como se puede ver, la apuesta de Gustavo Gili es clara: acercar el arte y el diseño a los niños, que la experiencia visual se enriquezca desde la infancia y, por supuesto, crear arte en forma de libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *