Entrevista a Motoko Matsuda

Una exploradora de los libros y del mundo

Los exploradores de huesosMotoko Matsuda es una de esas personas curiosas que siempre están preguntando y asombrándose con lo que hay alrededor; es como una niña. Será por eso que cada vez que hace un libro se mimétiza con él. Así sucedió con Los exploradores de huesos, que hizo junto a Makiko Nishizawa, experta en huesos de animales, y el fotógrafo Naruaki Onishi; Motoko se convirtió en médico, en paleontóloga, en exploradora…, averiguó todo lo que pudo sobre ellos y logró conocerlos y comprenderlos a la perfección, tanto que ya ha hecho tres libros sobre huesos de animales y ahora Océano Travesía ha editado el primero en español.

Motoko nació en Yamaguchi, en el sur de Japón, y es una famosa editora de libros para niños. Ha hecho muchísimos, y de toda clase de temas: el universo, los abuelos, el monte Fuji, el chocolate, y hasta sobres de correo.

¿Cómo se te ocurrió la idea para el libro de Los exploradores de huesos?

Lo que lo inspiró directamente fue una exposición de huesos de animales a la que asistí aquí en Japón. Siempre he estado interesada en los huesos, pero cuando vi tantos esqueletos reales me di cuenta de su belleza y de su importancia y el porqué tienen tal o cual forma. También me quedé asombrada con la belleza del esqueleto de la serpiente pitón. Había tantos visitantes en la exposición de los huesos animales… no solo niños, también hombres y mujeres de todas las edades, todos estaban muy impresionados. Estaba segura de que los huesos eran un buen protagonista para un libro que atrajera a muchos lectores.

¿Cómo creaste el libro?

Motoko Matsuda

Motoko Matsuda

Después de visitar la exposición dejé mi tarjeta en la recepción del museo diciendo que me quería poner en contacto con los científicos que la habían organizado. Mi mente ya estaba pensando en hacer un libro para niños. Una semana después contactaron conmigo, me dieron el teléfono de uno de los organizadores y le llamé inmediatamente y le conté lo que estaba planeando hacer, así que me puso en contacto con la persona indicada para mi proyecto. Así conocí a Makiko Nishizawa. Ella supervisó el proyecto y también escribió e ilustró la parte del libro que explica cómo son los huesos. Había participado en varios museos trabajando con especímenes, y organizó un grupo de voluntarios para hacerlos en el Museo de Historia Natural de Osaka. Hasta algunos niños de primaria pudieron unirse al equipo. Ella no solo era especialista en huesos, sino que dibujaba bastante bien, ¡así que había dado con la persona perfecta para el proyecto! Lo siguiente que necesitaba era un fotógrafo, ya que las fotos son una parte muy muy importante en este libro, así que me puse en contacto con Naruaki Onishi. Lo siguiente fue conseguir una editorial. Siendo yo una editora independiente, tengo que buscar una editorial para cada nuevo proyecto, y todo salió bien, porque tiempo después un editor me contó que siempre había querido hacer un libro sobre huesos de animales; al final me di cuenta que había dado con la gente perfecta para darle fuerza al libro. Ya con el equipo formado, necesitábamos saber dónde encontrar los esqueletos, así que preguntamos en museos, laboratorios y todas aquellas personas que nos pudieran ayudar a hacer las fotografías y todo lo que requería el libro. Para Naruaki y Makiko esta era la primera vez que trabajaban en un libro para niños, así que por mi parte, además de hacer el trabajo editorial, también escribí los textos y le di forma al libro.

¿Por qué te apasiona tanto el tema de los huesos? ¿Por qué crees que es importante estudiar los huesos de los animales?

Los huesos están profundamente relacionados con la vida de los animales, conocer los huesos es conocer el modo en que viven los animales y es, en sí, contemplar la vida. Los huesos son hermosos también, pero su belleza es creada por la necesidad, no por intención. Son un símbolo de la belleza y del poder de la naturaleza. Normalmente la gente asocia los huesos con la muerte, pero yo creo que es lo contrario, los huesos representan la vida y cómo vivimos. Es importante reconsiderar la vida y la naturaleza desde el punto de vista más básico.

¿Cuál de los esqueletos es tu favorito? ¿Por qué?

Bueno…, todos los huesos son interesantes, pero supongo que mis favoritos son los huesecillos auditivos, aunque no están incluidos en este libro. Dentro del oído existen tres huesos pequeñitos llamados Martillo, Yunque y Estribo, son los huesos más pequeños que tenemos los mamíferos. Podemos escuchar los sonidos gracias a que funcionan en equipo, así que los huesos no solo son para soportar nuestro cuerpo. También este tipo de cosas me impresionan, y me gusta que sean tan pequeños.

¿Cómo hiciste las fotos para este libro?

A veces teníamos que ir a museos que estaban muy lejos, pasábamos todo un día metidos en un pequeño sótano tomando fotos de los ejemplares en las posturas más extrañas y torcidas. Usábamos cosas simples, como lámparas de mano y bolsas de plástico en lugar de los grandes equipos de iluminación. Mientras fotografiaba los huesos, a menudo escuchábamos a Naruaki elogiarlos diciendo: “Eres tan interesante. ¡Muy bien!”. Él se imaginaba cómo se vería el animal estando vivo, por eso las fotos tienen esa calidez y expresividad, es como si estuvieran vivos, ¿no crees?

Narauki Onishi

Fotografiando el esqueleto de un pingüino en un zoo. El fotógrafo es Narauki Onishi, a su izquierda Makiko y a su derecha un trabajador del zoo.

¿Tuviste que hablar con muchos científicos para hacer el libro?

Sí, Makiko es especialista en huesos, pero consultamos a otros científicos y buscamos en muchos libros para corroborar la información.

¿Qué aprendiste de todo esto?

Descubrí no solo hechos interesantes sobre los huesos, sino también sus encantos y la singularidad de algunos de los científicos. Hay muchas historias y momentos graciosos acerca de ellos y todo lo que sucede detrás de los museos. Me gustaría, algún día, hacer un libro sobre todo eso; pero mas bien sería un manga, no tanto un libro ilustrado.

¿No sentiste miedo ver tanto esqueleto?

¡Para nada! Pero si yo tuviera que estar en el sótano de un museo, sola, toda la noche, sí sentiría un poquitín de miedo. Makiko me contó que eso era exactamente lo que le gustaba hacer. “Sería tan feliz estando sola en el museo toda la noche…”, me dijo un día con una de esas miradas soñadoras.

¿Has planeado más libros como este?

En Japón existen dos mas en la serie. Este primero trata sobre los huesos en general, el segundo libro es sobre huesos de mamíferos y el tercero sobre criaturas marinas. Personalmente, encuentro muchas posibilidades en el formato de libro ilustrado. He realizado álbumes ilustrados con fotografías acerca del universo y el medio ambiente en relación con nuestras vidas. Creo que el libro ilustrado es bueno comunicando con los lectores y mostrando cómo las cosas se encuentran conectadas y relacionadas, lo hace de una manera mucho más efectiva que un libro normal, que solo tiene información.

¿Cual es tu mascota favorita (viva)?

Me encantaría tener un gato.

¿Si fueras un animal, cuál te gustaría ser?

Nunca he pensado en ello. Pero en un día hermoso como el de hoy sería fantástico ser un ave y pasear por el cielo.

Por último, ¿recuerdas alguna canción que tenga la palabra hueso?

Hone, Hone Rock (Rock hueso hueso) y Hone Hone Waltz (Vals hueso hueso) se usan para ser cantadas en la tele y son muy populares entre los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *