Entrevista a Colin McNaughton

Colin McNaughton nació en 1951 en Northumberland (Inglaterra). Después del colegio, y en vista de que no le apasionaba demasiado, decidió apuntarse a clases de arte en Newcastle, y luego se trasladó a Londres, donde estudió Diseño Gráfico. Ha publicado cerca de 70 libros, y según él mismo confiesa, sus grandes influencias han sido los cómics y las películas de cine del sábado por la mañana.

¿Se te daba bien el dibujo cuando ibas al colegio?

Sí, supongo que sí. De todas maneras no creo que fuera mucho mejor que cualquier otro.

¿Dejaste de dibujar en algún momento, durante tu infancia o juventud, y si fue así, qué es lo que te llevó a continuar dibujando?

No, realmente nunca paré, en realidad era lo único en lo que era bueno.

Cuando pensaste en dedicarte a la ilustración, ¿tenías claro que ibas a dedicarte la literatura infantil?

Hubo un momento, en la mitad de mi carrera, en la que me dí cuenta de los que libros para niños sería la mejor salida para mi talento.

En tu reciente libro de poemas, “Ojalá que estuvieses aquí” encontramos versos maravillosos. ¿En qué momento te viene a la cabeza la ilustración para cada poema?

Casi al mismo tiempo que el poema. A veces empiezo un poema tomando una ilustración como fuente de inspiración.

¿Perderían mucho tus poemas si fuese otro el que los ilustrase?

Sí, en la mayoría de los casos las palabras y las ilustraciones son inseparables. A veces dejo cosas fuera del texto para meterlas en las ilustraciones, y viceversa.

¿ Cuáles son tus poetas e ilustradores para niños favoritos?

Robert McGough, Miguael Rosen, Shel Silverstein.

¿Como ilustrador, sigues aprendiendo nuevas cosas cada día, y si es así, cuál ha sido tu más reciente descubrimiento?

El cambio más importante en mi trabajo durante los últimos años ha sido la eliminacion de la linea de tinta y la sustitución por la linea suave de pincel.

Parece que tu sentido del humor es bastante internacional. Qué países , además de tu propio país natal, lo aprecian más?

Eso es muy difícil de saber, porque mis libros están traducidos a 25 idiomas, pero yo diría que los americanos son sin duda los que mejor cogen mis bromas.

¿Cómo empiezas a hacer el primer boceto para los poemas, te viene una idea de repente, o es el resultado de continuas horas de trabajo?

Simplemente dejo que mi mente me guíe. Por supuesto que apunto mis ideas en cuadernos, y encuentro más fácil trabajar sobre un tema, ya sea monstruos, viajes, vecinos, lo que sea.

¿Cómo nació Preston?

En un principio Preston iba a ser una niña, pero un día, mientras hojeaba uno de mis viejos cuadernos de bocetos, lo cambié por un cerdito.

Tus hijos han aparecido en alguno de tus libros. ¿Los has utilizado también a ellos y a sus amigos para tener una primera opinión sobre estos poemas?

No, por dios, son demasiado honestos. ¡Podrían decirme que los odian! No, prefiero fiarme del niño que hay en mí para. Confío en él. Es muy exigente y nunca me deja seguir adelante con algo mediocre.

Al igual que otros autores, has dicho que el mejor libro es siempre el siguiente. ¿Puedes adelantarnos lo que vendrá en el 2000 o en el 2001?

Si, tengo un nuevo libro que saldrá pronto en Harper Collins (para los que además he diseñado su nuevo logotipo). Se llama ‘No camines en el Crack’, y habla de las supersticiones. También habrá un nuevo libro de Preston el Cerdo a finales de año en Andersen Press. Se llamará ‘Oomph!’. Es sobre la amistad y el amor, y hay un montón de besos. Y por último, pero no por ellos menos importnate, Walker Books va a reeditar mis cuatro libros de poemas (‘Who’s been sleeping in my porridge?’, ‘Haciendo amigos con Frankestein’, ‘There’s an awful lot of weirdos in our neighbourhood’, ‘Ojalá que estuvieses aquí (en mi lugar)’) en tapa dura, rústica y en bolsillo. Todos con nuevas portadas. Y lo más emocionante de todo, cassettes con mis poemas recitados por mí mismo.

Entrevista cedida por la revista inglesa Achuka.
Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *