Entrevista a Antonio Martínez Menchén

¿Qué función crees que cumple la literatura en nuestra sociedad?

A lo largo del tiempo, la literatura -o lo que entendemos convencionalmente por literatura-, ha desempeñado diversas funciones según el tipo de sociedad en que se ha desarrollado. Desde la mágico religiosa, a la científica, a la simplemente lúdica. El romanticismo da a la literatura una función trascendente dentro del esquema lúdico; a partir del realismo se tiende a la función testimonial. Hoy en día, debemos tener en cuenta que la funci6n lúdica -llenar el ocio de la burguesía que tenía la literatura romántica y burguesa- ha perdido importancia frente a otros medios narrativas (cine, televisión). Tampoco cree ya nadie en la función trascendente propia del artista romántico, e incluso está, en determinados círculos, desacreditada la función testimonial. Personalmente es en esta función en lo que yo aún creo, pero sin que me atreva a asegurar que ésta u otra cualquiera sea la función actual de la literatura.

¿Cuál es tu opinión acerca de la manera en que se enseña la literatura en Colegios, Institutos… y qué importancia se le da?

La existencia, tal como hoy se desarrolla, de una disciplina docente llamada literatura me parece nefasta. La asociación de la lectura -que ante todo debe ser un acto placentero- a una prueba que hay que superar; la obligatoriedad de la lectura acompañada de una posible punición (el suspenso), y el análisis formalista de los textos, creo que es una de las causas principales del alejamiento de la literatura que caracteriza a nuestros ciudadanos. No se enseña a favorecer el amor a la lectura, sino más bien el odio a la misma.

¿Qué opinión te merece la literatura infantil-juvenil actual y el ‘hora’ que en ella se está produciendo?

Nunca he creído en literatura con adjetivos (infantil-juvenil, feminista, pacifista, etc.). Existe buena y mala literatura y, personalmente, creo que un libro que no resista la prueba de una lectura adulta, no dejará de ser un subproducto por mucho que se le etiquete. El “boom” es una consecuencia del mercado, en gran parte inventor del fenómeno de la literatura infantil-juvenil. Esto no quita que existan buenos libros para niños, y que el escribir pensando en los niños no imponga determinados condicionantes que a veces puedan llevar a la especialización.

¿Te parece que el libro está siendo desplazado por otros medios como los audiovisuales?

Ya lo he señalado antes. La función que antes cumplía la literatura y más concretamente la novela, la cumplen ahora el cine y especialmente la televisión. Esto no quiere decir que existan ahora menos lectores, pero se debe tener en cuenta que el índice de alfabetización es infinitamente superior ahora que en el pasado. Pero desde el punto de vista de su difusión comparativa, no cabe duda que la narrativa escrita se bate en retirada frente a la narrativa de la imagen.

¿De qué modo te atrajo la literatura juvenil para que decidieras hacer libros de este tipo?

Fué simplemente una llamada profesional. El “boom” de esta literatura hizo que un editor solicita se que le hiciera un libro juvenil, y se lo hice. La historia que desarrollé en Fosco creí que podía tener continuidad y as! surgió El despertar de Tina y otro libro que tiene ahora el editor y cuyo título en principio es Fin de trayecto. Otros compromisos editoriales me llevaron a otros libros. Pero no me considero un especialista en literatura infantil. No me gusta encasillarme como tal. Soy un escritor a secas.

¿Cómo ideas la trama de un libro cuando comienzas a escribirlo?

Varía mucho. Generalmente parto de tipos o ambientes que he conocido, de vivencias personales, recuerdos. Luego, los transformo, los mezclo, invento una historia. Pero en casi todos mis escritos, por fantásticos que parezcan siempre hay un trasfondo real.

Del seto de Oriente y otros relatos fantásticos es un libro formado por cuentos basados en otros autores. ¿Cómo se te ocurrió hacer esto?

En realidad, en este libro hay solo un relato “¿Quién sabe?”, que está basado en el relato de otro autor. Ya he dicho que en mis escritos parto siempre de vivencias personales y la lectura es una de esas vivencias.

A propósito de tu libro La huida, ¿de qué manera te interesan los problemas de los jóvenes?

Me interesan los problemas de los jóvenes actuales. Pero su mundo no es el mío, sus vivencias no pueden ser las mías. De ahí que tienda más a sacar en mis relatos niños de la época de mi infancia que de la actual.

José Ángel Esteban

1 comentario en “Entrevista a Antonio Martínez Menchén

  1. kendi yulier padilla morelo
    04/03/2009 a las 20:11

    es que es una literatura muy usada en todas las lenguas colombiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *