Entrevista a Ana Juan

Desde que publicó Frida, en el año 2002, gracias a la editorial norteamericana Scholastic, Ana Juan no ha pasado desapercibida para los amantes de la literatura infantil y juvenil. Ese mismo año, pudimos admirar su trabajo en un libro publicado en España, Cuentos populares españoles, junto a otros ilustradores. Pero su carrera no empezó ni acabó en este simbólico año, capicúa para más inri. En la entrevista que Elena de Santiago ha realizado para Babar, esta artista valenciana nos habla del antes, el después y el ahora de una trayectoria que aún tiene muchas páginas que recorrer.

Elena de Santiago: La primera obra tuya que llegó a mis manos fue el álbum ilustrado Frida. Después, poco a poco, he ido tirando de ese hilo que me ha llevado a conocer (y disfrutar) de otros trabajos tuyos dentro y fuera del ámbito de la literatura infantil. Alternando siempre tu obra pictórica con la producción artística, has realizado carteles, portadas en importantes revistas internacionales, cubiertas de libros de adultos, carátulas de CD”s, posters, ilustración infantil e ilustración para obras adultas… Creo que desde que me topé por primera vez con tu trabajo, he sentido la fascinación de estar ante una gran artista con un estilo muy definido y una capacidad extraordinaria de comunicación plástica, no importa cuál sea la técnica o el soporte elegido. ¿Cómo describirías tu estilo o cuáles son los criterios artísticos que persigues?

Ana Juan: Un estilo propio es el resultado de muchos años de trabajo, sinceramente y después de tantos años lo único que me preocupa es conseguir transmitir todo aquello que la imagen y el texto requieran al margen de estilos. Si se esto se consigue, mis imágenes funcionan. Creo que conseguir la comunicación entre el autor y el lector es primordial. No me importa para conseguirlo alguna veleidad artística o plástica que otra.

ES: Háblanos de tu evolución como artista: de las etapas en tu carrera y los hitos que trazan esas fronteras.

AJ: Cuando acabé la carrera de Bellas Artes, tuve la suerte de empezar a trabajar enseguida como ilustradora en revistas como La Luna y en la mítica Madriz, donde realicé mis primeras y últimas historias gráficas. Al mismo tiempo que publicaba, iba aprendiendo y desarrollando un estilo personal. Puedo considerarme privilegiada por haber tenido esa suerte. Siempre he compaginado la ilustración con la pintura y la escultura, algo que me satisface mucho. Pero no me ha interesado exponer mis trabajos, aunque lo haya hecho en alguna ocasión: el libro es mi gran pasión.

No soy consciente de hitos en mi carrera. Todo se ha ido desarrollando tan poquito a poco que nunca he sentido la sensación de que un trabajo haya cambiado radicalmente mi vida profesional, a excepción de Frida, que me abrió las puertas del mundo de la literatura infantil.

ES: Ciñéndonos al ámbito de la ilustración infantil, ¿cómo se produjo tu acercamiento a esta, qué es lo que te ha movido a introducirte en este universo tan peculiar?

AJ: Sinceramente creo que la ilustración infantil se acercó a mí y no yo a ella, nunca deseé ser una ilustradora de libros infantiles hasta que me ofrecieron el manuscrito de mi primer libro ilustrado, Frida. Sin darme cuenta, me vi dentro de un mundo fascinante donde podía dar rienda suelta a mi imaginación. Pero, por supuesto, siempre al servicio de un texto.

ES: Tu primer álbum infantil, Frida, lo has publicado en EE UU con la editorial Scholastic. En un mercado tan diferente al nuestro como es el norteamericano, ¿qué relevancia tiene el álbum como género?

AJ: Tiene una gran importancia. Solo hay que comparar las cifras de las tiradas de los libros infantiles: en EEUU son mucho más grandes que en España, existen muchas publicaciones dedicadas a la crítica, listas de ventas y exposiciones organizadas por La Sociedad de Ilustradores. Pero lo más importante es que no se considera la ilustración infantil como “ilustración menor”.

ES: Y continuando con las diferencias culturales entre el mercado editorial estadounidense y el nuestro, ¿percibes allí una mayor preocupación por lo “políticamente correcto” y/o moral en los contenidos literarios de la literatura infantil? ¿Cómo afecta este aspecto a tu libertad creadora?

AJ: Hay una gran preocupación por lo “políticamente correcto”. Se examinan con lupa todos los textos, cualquier tema o imagen que pueda ser causante de polémica se revisa o rechaza pero felizmente aún se pueden encontrar trabajos imaginativos y editores dispuestos a arriesgarse en la publicación de un libro “diferente”, y a veces suele ocurrir el milagro de convertirse este libro denostado en un best-seller. Hay que seguir los impulsos del corazón, tanto como ilustrador como editor.

Creo que hay una gran falta de ideas y la recuperación de antiguos libros de los años 50-60 (Dr. Seuss, Madelaine…) es una práctica normal hoy en día, lo que demuestra la falta de ideas, gracias a esa autocensura que por desgracia existe.

Inevitablemente, cuando el ambiente no es de completa libertad, a veces no es fácil dar rienda suelta a tus ideas, aunque esto puede servir como revulsivo y hacer que tu imaginación consiga salvar estos obstáculos.

ES: Aunque corra un poco el riesgo de quitarle la magia a un asunto como este, me gustaría que describieras cómo es el momento en que, por primera vez, te acercas a un texto que vas a ilustrar. ¿Cómo comienzan a cobrar cuerpo los personajes, cuál es el proceso?

AJ: Cuando recibo un texto, normalmente me acerco al texto leyéndolo con atención y documentándome sobre el tema o la ambientación del lugar donde la historia se desarrolla.

Más tarde suelo pasar al diseño de los personajes y de ahí al diseño global del libro. Cuando esta idea está clara, paso al diseño de las páginas, cuidando que texto e imágenes se integren sin que esto impida la lectura de la historia.

Luego pasamos a la realización de los bocetos de las páginas, y cuando estos están aprobados por el editor, paso a la realización de los originales. El último y más problemático momento es el de la portada, que normalmente necesita muchos bocetos e inevitables discusiones.

ES: Aún más enriquecedor habrá sido el proceso en el caso de Comenoches, el primer álbum ilustrado del que, además, tú eres la autora. ¿Qué relación has experimentado entre la Ana Juan autora y la Ana Juan ilustradora? ¿No hay en esta doble función algo de esquizofrenia?

AJ: Las dos Anas se llevan muy bien, quizá porque pienso en imágenes en lugar de con palabras y esto hace que este sea proceso muy sencillo.

ES: Hemos hablado en otra ocasión sobre la dificultad de encontrar textos interesantes para ilustrar. ¿Qué temas te atraen más, o qué buscas en un texto para que te decidas a ilustrarlo?

AJ: Ante todo me interesa la universalidad de las historias, suelo huir de localismos. Me gusta que sean sugerentes, divertidas y con una puerta a la fantasía siempre abierta. Tengo debilidad por las historias transgresoras y un poco irreverentes, pero como ya te he explicado no es fácil conseguir su publicación, las grandes editoriales están muy preocupadas por las cifras de ventas. Menos mal que, gracias a las pequeñas editoriales que se arriesgan a publicar libros “diferentes” que en alguna ocasión dan la sorpresa de convertirse en superventas, hay todavía una esperanza.

ES: Seguro que hay en tus recuerdos un lugar especial para esos álbumes que llegaron a tus manos cuando eras pequeña. ¿Qué libros recuerda Ana Juan? ¿Alguno, en concreto, hizo despertar en ti una vocación temprana?

AJ: Conservo un libro heredado de mi hermana, la autora es María Teresa León, mujer de Rafael Alberti. Se llama Cuentos para soñar, y las ilustraciones, que iban pegadas como si fuesen cromos, son maravillosas y llenas de misterio. La autora de las ilustraciones, Rosario de Velasco, es desconocida, este es el único de sus trabajos al que he tenido acceso.

Como curiosidad te contaré que hace un par de años encontré en un VIPS una reedición de este libro, burdamente hecha, que le robaba toda la magia a la edición original.

ES: Y, para finalizar, ¿qué te parece si, como si se tratara de uno de esos menús “largos y estrechos”, escoges 10 álbumes ilustrados que te parezcan auténticas delicatessen? Da igual la época y la nacionalidad.

AJ: En esta lista el lugar que ocupan en ella los libros no indica el lugar que tienen en mi corazón. No son todos los que están ni están todos los que son:
– The cat in the hat (Dr. Seuss)
Where the wild things are (Maurice Sendak)
Olivia (Ian Falconer)
Silent Night (Sandy Turner)
The happy Lion (Louise Fatio, ilustrado por Roger Duvoisin)
The wolves in the wall (Neil Gaiman, ilustrado por Dave McKean)
La historia del topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza (Werner Holzwarth, ilustrado por Wolf Elrbruch)
The doubtful Guest (Edward Gorey)
Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carroll)
Gerald, McBoing Boing (Dr. Seuss)

ES: Alguna vez me has confesado tener una pequeña obsesión: cuando algo te gusta, lo compras doble. Ya que no podemos esperar que hagas álbumes por duplicado, ni que haya dos “Ana Juan”, ¿podemos esperar, eso sí, que continúes con asiduidad en este camino de la ilustración infantil?

AJ: Sí, pero necesito DOS vidas paralelas o una después de otra no me importa, para realizar todos los proyectos e ilusiones que tengo.

ES: Muchas gracias por tu tiempo respondiendo a estas preguntas, Ana. Espero que sigamos disfrutando en España de tu trabajo por mucho tiempo.

Entrevista realizada por Elena de Santiago.
Página web de Ana Juan:
http://www.anajuan.net/

Algunos libros de Ana Juan publicados en España:

Snowhite. Alicante: Edicions de Ponent, 2001
Frida. Texto de Jonah Winter. Madrid: Alfaguara, 2003
La Bella Durmiente. Texto de J. y W. Grimm. Madrid: Anaya, 2003
Comenoches. Madrid: Alfaguara, 2004
Los libros de la selva. Texto de Rudyard Kipling. Madrid: Anaya, 2004

7 comentarios en “Entrevista a Ana Juan

  1. 24/09/2010 a las 19:25

    Esta es la tienda online de Ana Juan: http://anajuan.net/shop/

  2. juan cruz
    08/07/2009 a las 20:37

    La galería Estiarte, en Madrid, tiene un edición de obra gr¡fica original de Ana Juan.
    Un saludo.

  3. Irene
    09/01/2009 a las 12:57

    Hola, desde que conocí la obra de Ana Juan siempre me ha mantenido fascinada, tengo cuentos de ella pero me gustaría saber dónde puedo adquirir alguna lámina o grabado de ella. Me interesa especialme la serie de Mamagraff pero si no es posible esta pues cualquier otra. Gracias

  4. Penlope Cuesta
    18/11/2008 a las 14:16

    Buenos días,
    me encantaría poder comprar algún poster de los dibujos de Ana Juan. ¿Me pueden ayudar?
    Gracias y un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *