El mar de Darío

Antonio Ventura
Ilustraciones de Noemí Villamuza
Zaragoza, Imaginarium 2002

Darío es un niño de sonrisa traviesa. Cientos de estrellas iluminan su ventana, sus sueños. Su madre sabe que sus cuentos no llegaran al final. Antes de que termine su cuento, Darío se quedará dormido. Dormirá y soñará en un mar del cual es el amo. Darío vigila, se sumerge en las aguas y trastea en el fondo de las sábanas. Todo, acompañado de su grumete Tapón. Las estrellas del firmamento prefieren el contacto de las algas y se hunden con él. Y le hacen cosquillas en los pies. No son estrellas, son los dedos de su madre. Ya es de día. Darío se encamina a darse un buen baño. Una buena forma de prolongar su sueño de navegante.

El mar de Darío es el título de este estupendo álbum de formato mediano editado por Imaginarium. Gran trabajo el que está realizando su editora. No sólo con estos cuentos ilustrados catalogados como “Fabrica de sueños”; también con su soberbia colección de manualidades.

El mar de Darío nos muestra, en una estructura circular, una parcela del mundo de los sueños infantiles. Afirman que en este mundo viven y pululan cientos de seres con poderes mágicos. Antonio Ventura lo sabe y hace suya esa fracción de mar que tanto le gusta contemplar como escritor-espectador. No es la primera vez que un protagonista surgido de la pluma de A.V. sueña. Sueña y siente. Sueña, siente y A.V. lo trasmite. Lo trasmite con un estilo limpio, rozando lo poético. Estilo que identificamos con su autor. Incluso en sus frases más extensas.

Las ilustraciones abrazan al texto. Igual que hace Darío con su oso Tapón. Ilustraciones con los rasgos tan característicos de Noemí Villamuza. ¿Garabatos? Destacan sus planos generales y esa ternura que transmiten todos sus dibujos. Ternura que, en ningún caso, es sinónimo de ñoñez.

El mar de Darío es una historia sencilla que puede hacer suya cuando se lo proponga. Solo hace falta un pequeño al que leerle la historia y un adulto que lea el texto. El mismo adulto también puede leer las ilustraciones.

Un libro para leer, mirar y buscar. Buceando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *