El mal de Gutenberg

Jesús Carazo
Ed. S.M., Col. Gran Angular. Alerta Roja n. 48
Madrid 2002

Jesús Carazo se trata, sin duda, de uno de nuestros narradores de literatura juvenil más solventes y esta novela es una prueba de ello. Aunque en principio pueda parecer que nos encontramos ante una novelita de instituto, una vez que avanzamos en la trama, observamos que no es el caso. Un instituto, la incompetencia académica de la mayoría de los alumnos, la llegada de unos expertos del Ministerio para evaluar las capacidades y actitudes de los mismos, un profesor amante de la literatura y unos pocos muchachos no contaminados con el denominado mal de Gutenberg o, lo que es lo mismo, el odio a los libros son los elementos que pone en juego Carazo para construir esta amable novela en la que denuncia las contradicciones del sistema escolar en el ámbito de las enseñanzas medias.

El estilo directo y la rápida sucesión de los acontecimientos hacen que se trate de una novela de fácil lectura aun para los más aquejados del mal que en ella se presenta.

Quizá, el propio libro, dada su extensión y el tratamiento de los hechos que denuncia, sea una exacta metáfora de lo que la obra evidencia: el adelgazamiento de los contenidos académicos para hacerlos digeribles a una mayoría de alumnos. Si comparamos esta novela con algunas excelentes obras anteriores de este autor, El soñador furtivo (Aguilar Juvenil) o Las sombras de la caverna (Alfaguara roja),observamos una menor complejidad literaria y unos registros narrativos más evidentes. En todo caso, creemos que se trata de una obra interesante y con un tema de plena actualidad que puede servir para abordar en las aulas un asunto bien preocupante: la actitud de los adolescentes y jóvenes hacia el aprendizaje.

2 comentarios en “El mal de Gutenberg

  1. Pingback: Cronicas de El Salvador | Crónicas de El Salvador
  2. buaahh
    01/03/2009 a las 10:36

    hola yo queria leer este libro pero en la libreria de mi ciudad me dijeron que ya no fabrican estos libros porque son de una edicin pasada
    ¿es cierto eso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *