El Árbol de la Lectura, una nueva colección de literatura infantil y juvenil

La editorial Oxford, uno de los referentes del panorama editorial actual, nos presenta su nueva colección de literatura infantil y juvenil: El Árbol de la Lectura, una apuesta muy interesante no solo por la calidad de sus títulos y de los autores e ilustradores que componen su catálogo, sino también por el cuidado y esmero que han puesto en la elaboración del producto.

Dentro de esta nueva colección podemos encontrar autores nacionales y extranjeros, obras actuales y también cuentos tradicionales. Las dos series principales de la colección son la infantil, a partir de 6, 8 y 10 años, y la juvenil, a partir de 12 años.

La serie infantil va siempre ilustrada a todo color y en ella los textos y las imágenes se reparten la tarea de hacer llegar su mensaje hasta los lectores más pequeños. Además, los libros para 6 años (así como la serie de Cuentos maravillosos) van en tapa dura, lo que proporciona a los lectores no solo lecturas de todos los tiempos sino también objetos duraderos y de gran valor sentimental. Asimismo, cada franja de edad reúne aquellos temas que más interesan a los lectores a los que se dirigen: historias fantásticas, personajes increíbles y divertidas situaciones que les conducirán a través de un viaje del que disfrutarán mientras aprenden valores importantes como el amor por la familia, la confianza en uno mismo o la pasión por la lectura.

La serie juvenil no viene clasificada por edades aunque sí se distinguen dos franjas de edad mediante los colores verde o azul (12 o 14 años) dependiendo del nivel de dificultad. Son lectores avanzados con ideas ya definidas sobre lo que les gusta leer y es importante ofrecerles un catálogo variado donde poder elegir. Por ello, los títulos que conforman esta serie se centran en tratar temas que no les son ajenos a estos lectores adolescentes, problemas, dudas e inquietudes con los que se van a sentir identificados y que sin duda les van a acercar a estas historias ya de por sí llenas de aventura, intriga y amor gracias a un fantástico elenco de autores (como Daniel Nesquens, Joan Manuel Gisbert, Xosé Antonio Neira, Pep Albanell, Vicente Muñoz Puelles, Teresa Duran…).

La colección de clásicos adaptados y antologías (a partir de 14 años) incluye los títulos imprescindibles de la literatura tradicional: La Celestina, Leyendas de Bécquer, Novelas ejemplares… recopiladas y adaptadas por Vicente Muñoz Puelles, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 1999; obras fundamentales acompañadas de fantásticas ilustraciones de artistas como Beatriz Martín Vidal, Irene Fra o Enrique Flores, lo que las convierte en un todo, un equipo perfecto que les ayudará a entrar en el mundo de los clásicos fundamentales de la cultura universal.

Con esta nueva colección, y sin dejar de hacer hincapié en la calidad del formato y de los nombres propios que componen el catálogo, Oxford se ha propuesto entrar de lleno en la edición de libros para jóvenes con historias emocionantes como El ocupante (de Àngel Burgas), divertidas como Mi abuela fue pirata (escrito e ilustrado por Andrés Guerrero), clásicos modernos como Una historia familiar (escrito por Chistine Nöstlinger y traducido por Marisa Delgado) o Escenarios fantásticos (de Joan Manuel Gisbert); así como con otros clásicos inmortales como Caperucita roja, La bella durmiente o Los tres cerditos para los más pequeños y La Celestina, El Lazarillo de Tormes o Las Leyendas de Bécquer para los más mayores; todos ellos con una presentación atractiva y moderna que demuestra que la calidad de un texto no está reñida en absoluto con un «envoltorio» hermoso.

Pero además no olvidan la necesidad de promover la lectura desde las aulas y por ello ofrecen una serie de recursos no solo para el lector (con el Cuaderno de Desarrollo Lector, CDL, que pretende ayudar a los alumnos a mejorar su comprensión lectora) sino también para el profesor y para el aula, entre los que se encuentran una serie de actividades para mejorar las competencias básicas de comunicación e iniciativa personal, así como aquellas centradas en el trabajo de la ilustración como medio de transmisión que desarrollarán su sensibilidad estética.

Con El Árbol de la Lectura la editorial quiere «plantar un árbol de palabras» donde los lectores se sientan libres para elegir libros de calidad que les inviten a continuar leyendo, a buscar otras lecturas relacionadas, incluso fuera ya del ámbito escolar, libros que les ayuden a «encontrar significantes para nombrar sus sentimientos, que les ofrezcan modelos éticos y referencias morales», como explicaba el propio Antonio Ventura, director editorial de la colección.

ENTREVISTA CON ANTONIO VENTURA, DIRECTOR EDITORIAL DE “EL ÁRBOL DE LA LECTURA”

Lanzar una colección completamente nueva es muy arriesgado, más teniendo en cuenta los tiempos que corren. ¿Cómo ves el panorama editorial actual?

El inicio de un proyecto editorial es siempre difícil, si bien, en este caso, contábamos con la trayectoria de reconocimiento del sello anterior. Por otro lado, cabe decir que el panorama no es especialmente bueno, en términos literarios, además de la crisis que afecta a todos los sectores, incluido el del libro. Esto segundo parecería circunstancial, pero el otro asunto, la inclinación por parte de bastantes editoriales hacia productos abiertamente comerciales de escasa calidad, afecta a muchos usuarios conduciéndoles a permanecer en los lectores débiles que son.

¿Cómo describirías lo que hace de El Árbol de la Lectura una colección diferente?

Bueno, en sentido estricto, diferente, no es tan diferente a otras colecciones que existieron o existen en el mercado. Sí que nace con la voluntad de ser un proyecto de calidad, que pueda competir con esas colecciones. El cuidado en el diseño, la selección de los textos y de las ilustraciones propician libros en los que la excelencia está presente en gran medida. Un elemento que quisiera destacar, y donde quizá se advierte más la diferencia respecto a otros proyectos editoriales dirigidos especialmente al mundo educativo, es el proyecto lector que acompaña a la colección. Ofrece al mediador, ya sea maestro o bibliotecario, un abanico de propuestas lectoras sólido y eficaz, sin convertir la literatura en un pretexto para alcanzar contenidos de índole escolar.

¿Cuál es el criterio principal para seleccionar un título para esta colección?

Tanto para los textos como para las ilustraciones, la calidad. La calidad, más allá de los gustos literarios o gráficos de los usuarios, es objetivable; se puede medir y analizar. A todos nos pueden gustar obras de dudosa calidad, pero ello no significa que sean buenas. Por mucho que se empeñen bastantes medios de comunicación, existe un pensamiento humanístico canónico, y no es lo mismo Mozart que La Mala Rodríguez, y nombro a ambos porque los dos me gustan.

El Árbol de la Lectura está dirigido a lectores jóvenes e incluye una serie de cuentos adaptados para los más pequeños: “cuentos sin palabras”, ¿en qué consisten exactamente?

El Árbol de la Lectura tiene un tronco editorial que se ramifica en distintas series o colecciones. De momento son tres: las serie juvenil, sin ilustrar; la infantil, secuenciada en edades pares, correspondientes a los ciclos de la Primaria, más o menos ilustrada, y en tapa dura la de seis años; y la serie de Cuentos Maravillosos que, a su vez, se divide en dos: los mudos y los convencionales. Estos primeros ofrecen el cuento narrado en imágenes, sin palabras, para que el aprendiz de lector descodifique las imágenes con ayuda de un adulto mediador y ponga sus palabras a esa historia.

Háblanos más de la función didáctica de esta colección.

Juntar las palabras “didáctica” y “literatura” es casi hacer un binomio fantástico de Rodari. Bien, bromas aparte, todos los buenos libros de literatura, sea esta infantil o no, tienen una dimensión didáctica, como la tiene visitar un museo, escuchar una sinfonía o contemplar una buena película. Siempre y cuando ninguno de estos actos se convierta en un medio. Si esas actividades se enfrentan como un fin en sí mismas, el componente didáctico se dará por añadidura. Lo mismo que el juego en el niño: es una actividad que tiene valor por sí misma, no como medio para alcanzar un objetivo prefijado.

¿Entra dentro del planteamiento de la colección incluir formatos como el álbum ilustrado?

Sí, si bien no a corto plazo. Consideramos que los álbumes ilustrados son un tipo de libros excelente para el desarrollo de la sensibilidad y del gusto estético de los pequeños.

¿Crees que el e-book también pone en peligro la continuidad del libro infantil?

No, de ningún modo. Creo que los cantos apocalípticos sobre el final del libro en soporte papel son económicamente interesados. El libro electrónico será un soporte más y cada cuál, según sea su mundo intelectual, hará un uso determinado de él, de igual modo que sucede ahora con el ordenador o el iPhone. Conozco algunas personas que leen lo justo, por no decir poco, que van con su libro electrónico, y dicen que ya tienen descargados en él más de mil libros. ¿Se los leerán?, me pregunto.

¿Qué objetivos principales se plantea la editorial en un futuro inmediato?

Consolidar El Árbol de la Lectura como una colección de referencia, ofrecer a los mediadores, bibliotecarios y maestros, proyectos de calidad en torno al hecho lector, y abrir nuevas líneas editoriales, tanto de ficción como de conocimientos.

Más información: www.oupe.es/es/Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *