David Fernández Sifres y Verónica Murguía, Premios SM 2013

Luces en el canal, de David Fernández Sifres (León, 1976), y Loba, de Verónica Murguía (México DF, 1960), son las obras galardonadas en la 35ª edición de los Premios de Literatura Infantil El Barco de Vapor y Juvenil Gran Angular, convocados anualmente por la Fundación SM.

En esta 35ª edición se recibieron un total de 148 ejemplares candidatos al Premio El Barco de Vapor y 92 candidatos al Gran Angular. El fallo del jurado tuvo lugar el pasado mes de diciembre y las obras premiadas que se han dado a conocer hoy en rueda de prensa saldrán a la venta mañana, 10 de abril, tanto en papel como en edición digital.

David Fernández Sifres y Verónica Murguía, Premios SM 2013

Luces en el canal ha sido seleccionada como novela ganadora del Premio El Barco de Vapor -con una dotación económica de 35.000 euros- por ser “un relato tierno que nos cuenta cómo los niños saben mirar e ir más allá de los prejuicios, poniéndose en el lugar del otro. Escrito con un lenguaje directo, aunque hacia un realismo mágico al que no sabes cómo has llegado tras disfrutar con una lectura que te ha hecho crecer como lector”.

Dirigida a lectores de entre 8 y 10 años, Luces en el canal narra en tercera persona la entrañable amistad entre un niño y un mendigo. A través de la inocencia del pequeño Frits se entabla una relación libre de prejuicios en la que se lee entrelíneas el verdadero sentido de la vida.

Para el autor, se trata de “una historia de giros que comienza con el misterio de una barca en los canales de Amsterdam para tornarse después en una historia cercana, que trata la relación sin prejuicios entre un niño lisiado y un mendigo y que termina por hacernos creer lo imposible, con un toque de fantasía que, a mi juicio, esconde mucho más que la pura anécdota”.

El jurado del Premio El Barco de Vapor estuvo compuesto por Laura Gallego, escritora; Mercedes Hernández, jefe de compras de FNAC; Gemma Lluch, catedrática e investigadora; Lines Carretero, directora de Mercado General de SM; Elsa Aguiar, gerente de Literatura Infantil y Juvenil de SM, y Luis Fernando Crespo, vicepresidente de SM, actuando como secretario.

Por su parte, Loba, libro premiado con el Gran Angular -con una dotación económica de 35.000 euros- ha sido elegido por el jurado por ser “una obra innovadora en el género fantástico, con gran belleza literaria, que recrea un mundo poderoso y original donde los personajes hacen un trayecto vital a través de temas universales”.

Loba está dirigida a lectores a partir de 14 años. Se trata de una obra enmarcada en el género de la fantasía épica, ambientada en los reinos medievales ficticios de Moriana, Alosna y Tarkán, y protagonizada por una princesa nada convencional, un mago, y dos bestias míticas.

La novela se caracteriza por un lenguaje lleno de riqueza, matices y jergas, y un argumento en el que la autora juega con la dualidad entre la barbarie y la civilización, el amor y la guerra, o la épica y la ética.

“A pesar de ser una novela fantástica, muchas de las ideas que hay en sus páginas sobre la violencia y la fragilidad de la vida surgieron de la situación que se vive en México desde fines del siglo pasado. Hay momentos en los que parece que todo conspira en favor de la muerte y la crueldad; que la resistencia es inútil. Y aun así hay quien se opone, quien levanta la voz por los otros. Yo soy testigo. Observo desde un mundo que inventé, pero lo que miro es verdad y recogí lo que pude, sin endulzarlo, para depositarlo en el libro”, explica su autora, Verónica Murguía.

El jurado del Premio Gran Angular lo formaban José Antonio Marina, filósofo; Andrés Ibáñez, escritor y crítico literario; Victoria Fernández, directora de la revista CLIJ; Chus Encinas, gerente de marketing de SM; Elsa Aguiar, gerente de Literatura Infantil y Juvenil de SM, y Luis Fernando Crespo, vicepresidente de SM, actuando como secretario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *