Cuentos violetas

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales,
humanamente diferentes y totalmente libres”. 

Rosa Luxemburgo

SalvajeCon estas palabras de Rosa Luxemburgo da comienzo este artículo sobre la importancia de la libertad como valor en la educación infantil: qué tienen que sentir los niños y niñas a la hora de leer un cuento, elegir un color, elegir un juguete. Con la lectura formamos a nuestros pequeños, y qué mejor forma de hacerlo que abogando por la igualdad de género.

Esta igualdad de género la recordamos cada 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer. Día en que las mujeres pedimos la igualdad en pie con respecto a los hombres; día en el que recordamos a las compañeras que lucharon y se quedaron en el camino.

El violeta es el color del feminismo. Hay diversas explicaciones para la asociación de este color a la lucha de las mujeres. En el siglo XIX, la activista inglesa Emmeline Pethick explicaba que el color violeta, el color de los soberanos, simboliza el color de la sangre real de cada luchadora por el derecho al voto, y simboliza su libertad y dignidad.

Hay una teoría, más poética, que tiene que ver con los hechos sucedidos en 1908, en la fábrica de Nueva York de la empresa Cotton. Las trabajadoras se pusieron en huelga y el dueño de la fábrica le prendió fuego provocando la muerte de 129 mujeres. Hay quien dice que las telas que tenían entre las manos eran de color violeta. Hay quien dice también que el humo de la fábrica era de este color.

La explicación más sencilla es que el feminismo es igualdad: si cogemos el color azul, que popularmente representa a los hombres, y lo mezclamos con el color rosa, más asociado a las mujeres, obtendremos el color violeta. Y de eso se trata: mezclarnos en igualdad para crear grandes cosas juntos.

Leer es fecundar el tiempo y a la vez formarnos como personas. Leer es un proceso complejo porque pone de manifiesto la experiencia y conocimientos previos del lector. Por este motivo debemos fomentar aquellas obras donde la igualdad de género esté muy presente, para conseguir niños y niñas valientes, fuertes y, sobre todo, ¡libres!

En este artículo recogemos algunas recomendaciones de lecturas infantiles y juveniles en pro de la igualdad de género:

L'Adroite princesse ou les aventures de Finette

L’Adroite princesse ou les aventures de Finette

En el siglo XVIII, la autora francesa Marie-Jeanne L’Héritier de Villandon, sobrina del mismísimo Perrault, creó la historia de L’adroite princesse ou les aventures de Finette. La protagonista de este cuento es una princesa que cabalga a caballo (algo impensable en aquella época), se disfraza de hombre y vive numerosas aventuras; e incluso llega a luchar con espadas (lo cual estaba prohibido para las mujeres en aquel siglo). Este es sin duda el primer ejemplo de cuento por la igualdad de género y es también la primera historia en la que se rompe el cliché de princesa de cuentos de hadas.

En 1959, la escritora sueca Astrid Lindgren da vida a Pipi Calzaslargas. Pipi es una niña de apariencia rebelde pero, realmente, Pipi es una niña fuerte, independiente, libre y amante de los animales. Todos hemos querido ser como Pipi cuando éramos pequeños.

Pippi CalzaslargasA Gloria Fuertes, gran autora universal de la literatura infantil, debemos agradecerle su poesía, su humor siempre a favor de la mirada cómplice de los niños, sin importar el sexo. Su Cangura para todo, Coleta la Poeta y Poemas de la Oca Loca son imprescindibles para que nuestros peques lo pasen en grande.

La hawaiana Emily Hughes nos robó el corazón con Salvaje, la historia de una niña que vive en la naturaleza en armonía y es arrebatada de ella por un psiquiatra que quiere educarla y civilizarla. Salvaje es el canto a la libertad, a la tolerancia, a la naturaleza, y a la convivencia.

El escritor estadounidense Eric Carle, con Don caballito de Mar, nos enseña la diversidad que hay en la naturaleza y como los machos de algunas especies, como el caballito de mar y el tiburón, son los encargados de cuidar a sus crías. Los seres humanos formamos parte de esta naturaleza, aunque en la actualidad la mayor parte del cuidado de los niños recae sobre las madres.

El valor de la diversidad y la diferencia podemos encontrarlo en la obra de Olga de Dios, Monstruo Rosa. La diversidad es un elemento enriquecedor de nuestra sociedad y gracias a Olga nuestros peques se harán eco de ellos.

Ella FitzgeraldMaría Isabel Sánchez Vergara y Ana Albero, de la mano de Alba Editorial, han creado la colección Pequeña y Grande, donde podemos encontrar las biografías de grandes mujeres que alcanzaron su meta, pese a los obstáculos que la sociedad sexista ponía en su camino. El arte de Frida Kahlo, la música de Ella Fitzgerald, las novelas de Agatha Christie, la ciencia de Marie Curie, los diseños revolucionarios de Coco Chanel, la experiencia como aviadora de Amelia Earhart, el estudio de Dian Fossey y la encantadora Audrey Hepburn son algunos ejemplos de mujeres que forman esta imprescindible colección.

Para las niñas rebeldes que quieran leer sobre referentes con los que identificarse, y los niños rebeldes que quieran inspirarse en grandes mujeres, tenemos Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes de Elena Favilli y Francesca Cavalo.

Las personas no estamos hechas para encajar en estereotipos, por ello Orejas de Mariposa, de Luisa Aguilar, debe convertirse en un cuento que todos los niños deben leer.

“La igualdad es una necesidad vital del alma humana. La misma cantidad de respeto y de atención se debe a todo ser humano, porque el respeto no tiene grados”. Estas palabras de Simone Weil, filósofa francesa fallecida en 1943, cierran este recorrido. Los cuentos marcan el alma de quien los lee, fomentan, estrechan lazos. Por ese motivo es necesario crear lazos de igualdad en los más pequeños para una sociedad superior en el día de mañana.

Bibliografía

  • Cañamares, C. (2004): “Algunos roles sexistas en los álbumes ilustrados infantiles: ¿un nuevo sexismo?”. En S. Yubero; E. Larrañaga: P.C. Cerrillo. Valores y lectura: estudios multidisciplinares. Cuenca: Ed.Univ.de Castilla-La Mancha, 147-171.
  • Colomer, Teresa. “A favor de las niñas. El sexismo en la literatura infantil”. En CLIJ, 57 (1994) 7-24.
  • Colomer, T (1998). La formación del lector literario. Madrid: FGSR.
  • Colomer, T; Olid, I . “Princesas con tatuajes: La nueva cara del sexismo en la ficción juvenil”. En Textos de Didáctica de la Lengua y de la Literatura, 51 (2000): 55-67.
  • Garate Larrea, M. (1994). La comprensión de los cuentos en los niños. Madrid: Siglo XXI.
  • García Padrino, J. (1992). Libros y literatura para niños en la España contemporánea. Madrid: FGSR-Pirámide.
  • Turin, A. (1995). Los cuentos siguen contando. Madrid: Horas y Horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *