Azul

Polly Dundar
Adaptación de Raquel Mancera
Barcelona: Ediciones Serres, 2004

Lo que más deseaba Mario era tener un perro, pero no un perro cualquiera, él quería un perro azul, pues el azul era lo que más le gustaba. Así que se comportaba como si tuviera un perro azul, hasta que un día apareció un perro que, claro, no era azul; por eso Mario lo llamó Azul. Y se convirtieron en la pareja perfecta: ambos se sacaban a pasear y lo hacían todo juntos, incluso a veces, a Mario le tocaba ir a buscar el palo.

Una pareja perfecta, tan perfecta como este libro, tanto como las ilustraciones y el texto de este álbum de una belleza antigua. La tipografía, el papel, el escueto y sencillo trazo con el que la ilustradora define las figuras sobre esos fondos vacíos -amarillos o azules o rosa-, en los que la composición entre los textos ordenados en diferentes cuerpos de letra y las figuras del perro y el niño conforman un diálogo eficaz y profundamente estético. En definitiva, un libro excelente.

1 comentario en “Azul

  1. Chinca Salas
    25/01/2010 a las 03:48

    Interesante el cuento sobre el perro, jamas me imaginaria un perro azul como las nubes, pero la imaginacion de los niños es creativa, maravillosa, nos lleva por pasajes de estrellas, toboganes cargados de chupetones, o la luna de queso aunque no le podamos quitar un trocito.
    El perro un ser del reino animal que nos hace compañia moviendo su cola con gracia, el que nos muerde de mentirilla, el que duerme al lado de nuestras pantuflas….soñar con un perro azul es maravilloso nos hace sentir entre las nubes, flotar sobre el lomo del animalito que nos cuida, nos alerta, nos lleva de la mano y que jugueton nos muestra el mundo cargado de luceros, arco iris, nubes de colores y cuando volteamos zas, el perro se transformo y el niño soñando se encuentra con un completamente azul y quizas este tenga un mundo donde las estrellas, luceros y cohetones revientan depertando los planetas y Mario rie en medio del sueño y nos lleva por el increible mundo del Principito, felicitaciones, es extraordinario escribir para los niños y despertar la alegria de los pequeños, ver iluminados sus ojitos, ver como los pequeños crecen entre animales inexistentes, llevando a los pequeños a desarrollar la creatividad y mundo lejos muy lejos de la realidad para vivir una infancia feliz.

    Chinca Salas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *