¡Ay!

Victoria Pérez Escrivá
Ilustraciones de Claudia Ranucci
Madrid: Anaya, 2004
I Premio en el IV Certamen de Álbum Ilustrado Ciudad de Alicante

Un mago decide hacer de las suyas y convierte a María en algo que nadie imagina. Pero el mago recela de su cocinero, está convencido de que lo sabe todo. Todo. El cocinero escapa y el mago se queda sin que nadie le preparé un delicioso té, tan siquiera la nueva cocinera. Un buen día, tal vez a las cinco, se rompe el encantamiento y María aparece de nuevo al lado del cocinero. Áste ahoga un ¡ay¡ con su mano.

Victoria Pérez Escrivá nos sorprendió a todos con uno de los mejores libros de LIJ del año 2002: Antes cuando Venecia no existía. Sólo la imponente trayectoria de Mariasun Landa le arrancó los laureles del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. Eso y la tontería del doble valor de las literaturas “periféricas”.

Ya entonces percibimos que Victoria Pérez Escrivá se movía como pez en el agua modelando lo inimaginable. En esta obra lo inimaginable está en lo más próximo y acude a lo doméstico para mostrarnos el poder de las pequeñas cosas. Un simple utensilio de cocina es válido para crear una historia que se apoya en lo más básico del mundo infantil: buenos, malos y un final feliz. Un cocinero bueno, un mago malo y un ¡ay! feliz. Pérez Escrivá lo sabe y crea una historia que sale del arco con destino al centro de la diana, como una flecha, sabiendo que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, sabiendo que lo que distingue esencialmente a un escritor es su capacidad de sugerir con el menor número de palabras.

Si en el citado Antes cuando Venecia no existía (diez puntos menos si no lo ha leído), Pérez Escrivá también ilustraba sus historias, aquí, con buen criterio, deja los pinceles en manos de Claudia Ranucci. Enorme Ranucci sabe de la estrecha relación entre lo que se dice, lo que no se dice y lo que se ve. Sabe de la importancia de los personajes y pone rostro al bueno, al malo (ya menos malo) e incluso a la “princesa” de la historia. También pone colores contundentes y añade sombras rápidas sobre fondos blancos a doble página.

Magia, colores y texturas sabias para este merecido primer premio del IV Certamen Internacional de Álbum Ilustrado “Ciudad de Alicante”. Wonderfull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *