Anuario de Literatura Infantil y Juvenil 2011 en España

Desde 2004 Ediciones SM pone a disposición del sector editorial el Anuario de Literatura Infantil y Juvenil. Este libro incluye los datos más importantes del sector en España, información estadística, tendencias, los éxitos del año y todas las claves para un análisis en profundidad del mundo de la literatura infantil y juvenil.

Tal y como recogen las conclusiones extraídas de Anuario del libro infantil y juvenil 2011, publicado por la Fundación  SM coincidiendo con la celebración, el 2 de abril, del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, la ausencia de nuevos bestseller en la categoría de literatura infantil y juvenil ha hecho que este mercado recupere los niveles de ventas de años anteriores. Este dato, unido a unas tendencias de compra mucho más conservadoras que en años anteriores, arrojan unas cifras de ventas menores.

Así, según el panel de detallistas de Nielsen, tras años de crecimiento, en 2010 el número de ejemplares vendidos ha disminuido hasta 8,9% y su valor ha supuesto un descenso del 10,8% con respecto a 2009.

Por otra parte, y atendiendo a datos del Comercio Interior del Libro del año 2009, para mejorar en eficiencia, la LIJ continúa con el ajuste entre oferta y demanda empezada hace unos años. De esta manera, se editan un 3,5% más de títulos pero las tiradas son menores y más acordes a las ventas reales. De los ejemplares editados un 55,7% son novedades o primeras ediciones.

Los títulos vivos siguen creciendo de manera constante y estable. En 2009 la cifra se sitúa en 52.837, lo que supone un incremento del 0,8% con respecto al año anterior.

Con respecto a los canales de distribución, cabe destacar que las librerías y las cadenas de librerías aglutinan casi la mitad de la facturación. Sólo aumentan su facturación las bibliotecas, empresas e instituciones e hipermercados.

Hábitos de lectura

Según el estudio realizado por Conecta sobre Hábitos de lectura y compra de libros en España 2010, el 60,3% de la población mayor de 14 años lee libros y son las mujeres las que muestran un mayor hábito de lectura que los hombres. Así, la radiografía del lector habitual sería: mujer, entre 14 y 24 años de edad, con estudios universitarios y que vive en una gran urbe. Aunque el segmento de edad que más lee es el que comprende el tramo de 10 a 13 años, donde el 84,4% se declara lector.

El 75,5% de los niños afirma que en su tiempo libre lee libros al menos una vez por semana, por lo que se les considera lectores frecuentes, frente al 9,3% que se muestran más ocasionales al leer al menos trimestralmente.

La mayor frecuencia lectora, independientemente del soporte papel o digital, se relaciona directamente con el hábito lector de las familias. De esta manera, los padres de los hijos entre 10-13 años de edad reconocen que leen habitualmente (un 78,1% de los casos) y les leían cuando eran más pequeños en casi nueve de cada 10 familias. Además, esta rutina lectora se ve reflejada en la compra de libros, de manera que el 82,4% de los jóvenes entre los 10-13 años han recibido un libro de los padres en el último año.

Hábitos de compra

Los jóvenes muestran una actitud hacia la compra más favorable que el resto de los lectores. Mientras que el 40,7% del total de lectores declara haber comprado al menos un libro en el último año, esta cifra se eleva hasta el 52,7% en el tramo de 14-24 años.

Entre las razones de compra, sigue siendo el ocio y el entretenimiento el motivo principal. La decisión de compra viene determinada fundamentalmente por tres factores: la temática (en casi el 80% de los casos), el autor (54,4%) y el consejo de amigos o familiares (más del 40%). A pesar de que el precio no cuente como primera opción, sí que se observa un consumidor más sensible al precio en el último año. La presencia del sello editorial apenas es relevante y determinante en la compra de libros.

La lectura en formato digital

Otro de los aspectos reseñables es la presencia de la producción editorial en otros soportes distintos al papel. Así, el número de empresas que editan en otros soportes ha aumentado del 25% de 2008 al 30% en 2009, es decir, la tendencia de crecimiento es bastante rápida.

En 2009 la facturación por venta de libros en formato digital alcanzó la cifra de 51,25 millones de euros, casi el 2% de la facturación total del sector.

Cabe destacar el auge, lento, pero progresivo, de la lectura de libros digitales entre la población española en general. Casi la mitad de los españoles reconocen ser lectores digitales, siendo los blogs, foros y periódicos el principal contenido. Suelen ser más hombres que mujeres y, especialmente, entre la franja de 14 a 24 años de edad (80%). Entre los jóvenes de 10 a 13 años de edad, un 54,1% se definen como lectores frecuentes en este soporte.

En cuanto al soporte, se observa que nueve de cada diez niños que leen en formato digital utilizan el ordenador, quedando otros dispositivos con menor incidencia y relevancia (leen en e-Reader un 0,8%).

Según los datos aportados por Libranda, en la última campaña de Navidad se ha disparado las ventas de “tabletas” (75.000 unidades) y de lectores electrónicos (80.000 unidades). Sin embargo, este crecimiento en la venta de dispositivos no ha supuesto un incremento paralelo en la venta de libros electrónicos, lo que parece poner en evidencia el crecimiento de la piratería de libros electrónicos en nuestro país, que según el Observatorio de la Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales sitúa la tasa de piratería de libros en un 35,1% (en 2009 de un 19%) en el primer semestre de 2010. El valor de las obras editoriales descargadas sin autorización alcanzó los 421,5 millones de euros.

Géneros

A grandes rasgos, la moda romántico/vampírica de la saga Crepúsculo de Stephenie Meyer y sus respectivas secuelas se mantuvo todo el año, aunque parece que remite y está siendo relevada, siempre en clave fantasy, por nuevas propuestas: la muy estimable y ambiciosa recreación de la fantasía tradicional que Cornelia Funke presentó en su nueva trilogía (Reckless. Carne de piedra, en Siruela), o la más continuista de la norteamericana Maggie Stiefvater (Temblor y Rastro, en SM).

En contraste con esta tendencia fantástico/paranormal que inunda el mercado, las obras galardonadas en 2010 en las distintas convocatorias de premios de Literatura Infantil y Juvenil fueron principalmente del género realista.

En ilustración cabe destacar el indiscutible papel que tienen los diferentes premios convocados para la emergencia de nuevos talentos y la insólita aparición de nuevas editoriales que centran su actividad en el libro ilustrado.

El cómic, la novela gráfica y los clásicos ilustrados parecen haber encontrado a «su» público, ese amplio segmento de lectores –de adolescentes a adultos– que les ha permitido crecer notablemente en los últimos años. En 2010 puede destacarse, entre otros, la recuperación de clásicos de la historia española o espectaculares adaptaciones de clásicos literarios.

La edición se ha volcado este año, en un tipo de libros que, en su versión tradicional (cuadernillos de dibujar y colorear; libros de manualidades; de pasatiempos, juegos y actividades…), parecían llamados a extinguirse, pero que por el contrario, han experimentado una notable evolución, tanto desde el punto de vista estético como de contenidos, que ha dado lugar a una nueva línea editorial, con una abundante y variada oferta, que se ha impuesto como tendencia: son los libros de actividades «para niños creativos».

Principales Congresos y creación de una Casa del Lector

El año 2010 fue muy prolífico en jornadas de estudios y encuentros alrededor de la LIJ. Entre ellos, se encuentran la celebración del I Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil (CILELIJ), organizado por la Fundación SM y celebrado en febrero en Santiago de Chile, y el 32ª Congreso de IBBY, organizado por la OEPLI (Organización Española para el Libro Infantil, sección española del IBBY), y celebrado en septiembre en Santiago de Compostela.

Así mismo, tuvo lugar el III Encuentro de Ilustradores ILUSTRATOUR, organizado por Illustrarte y celebrado en Valladolid en el mes de agosto, y que contó con un programa que incluía talleres impartidos por grandes firmas de la ilustración.

A final de año se anunciaba la apertura de la Casa del Lector en Madrid, un espectacular, ambicioso y largamente gestado proyecto de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, que finalmente abrirá sus puertas en la primavera de 2011 en el antiguo matadero de Madrid. El objetivo de esta iniciativa es “contribuir a la extensión y práctica de la lectura en su acepción más vanguardista y global” y “abierta a todos”.

(Fuente: nota de prensa de la editorial SM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *