Afuera y adentro

Afuera y adentro (Mónica Naranjo)Mónica Naranjo Uribe
Bogotá: Nómada Ediciones, 2014

En la cubierta de este hermoso libro, en la parte inferior, en el centro, aparece escrito, como si del nombre de la editorial se tratase: “Plaza Santo Domingo”, y debajo, en un cuerpo un poco mayor: “Oaxaca”.

Y efectivamente de eso se trata, de dibujos a lápiz, de detalles, de callejuelas próximas, de fachadas de casas, de personajes que pasan o viven cerca de la Plaza de Santo Domingo, de Oaxaca.

Un bellísimo libro de imágenes, casi como apuntes en un cuaderno de viaje, con un mínimo texto que comenta o señala algún elemento de unas pocas ilustraciones.

Nada más abrir el libro, sentimos que es verano, y no porque ya veamos a algún transeúnte, sino porque los dibujos, a lápiz negro, aparecen sobre un papel amarillo, entre naranja y ocre; un color cálido, casi tórrido, seco; un color que contiene el mismo viento que a veces barre el suelo de la plaza.

Las ilustraciones de Mónica Naranjo tienen la solidez de la tierra y la levedad del aire. El trazo que dibuja los personajes es rotundo: los define y los delimita, los construye y nos los muestra con delicadeza, con amabilidad, con vocación de que los conozcamos. Sin embargo, las arquitecturas son leves, casi tanto como los árboles, las plantas, o sus sombras. Aéreas.

Y todo ello, como si de un escenario se tratase con sus actores y su atrezo, en un amarillo continuo que define la atmósfera del libro.

Afuera y adentro es una lección de austeridad estética, de humildad formal. Su belleza radica en esta arriesgada apuesta: reducir al mínimo los elementos expresivos gráficos para crear un discurso plástico de una escueta sencillez —digo sencillez, no simplicidad— y, por ello, de una enorme belleza.

Una vez más, se cumple la máxima de Van der Rohe: “Menos es más”.

Afuera y adentro (Mónica Naranjo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *