6 colores

Antonio Ventura, Daniel Nesquens y Victoria Pérez Escrivá
Ilustraciones de Claudia Ranucci
Madrid: SPR MSH, 2004

Que lo pequeño era hermoso fue un eslogan muy divulgado en los años setenta. Pues bien, parece que ahora fructifica aquella semilla. Pequeños grupos de comunicación, flexibles y abiertos empresarialmente, como SPR MSH (resulta más cómodo y menos críptico designarlo como Sparafucile), afloran e irrumpen en un mercado, el editorial, que en la década anterior parecía apresado por las garras de los grandes grupos comerciales.

6-COLORES no es más que un libro, casi un librito, pero de una edición tan supercuidada que da gozo verla.

La descripción de su contenido es fácil: en un solo tomo se agrupan tres cuentos de destacados autores contemporáneos ilustrados por una misma ilustradora, Claudia Ranucci. Si se pasa una hoja tras otra, se leen los tres cuentos y se ven sus ilustraciones. Y ya está. Si apetece, se puede uno entretener en la presentación del libro: cubierta bien encuadernada de tapa dura en blanco con ilustraciones en negro, con muy buen diseño para el fatídico código de barras, y estuche complementario en negro, con figuras blancas donde, fijándose bien se puede leer “la densidad es magia” (resulta una buena pista para ir algo más allá de una mera descripción de contenido).

Hagámoslo. ¿Por qué empezará el libro con una página de créditos llena de fichas de domino, todas del 4/6? ¿Por qué, tras el índice, en la página 05 hallamos una transcripción del artículo octavo del manual del juego de domino? ¡Ah, vale, cuatro autores, seis colores!

A los escritores no hace falta ni presentarlos, son de sobras conocidos. Claudia Ranucci empieza a serlo, con su obra esparcida entre Anaya, S.M, Edelvives… ¿Acaso se acabó el juego? ¿Fin de la partida?

No, el juego continúa, muy sutilmente, hay que estar atento a las frases subrayadas, a los cambios de color, de textura, de fichas en diagonal…Y entonces se advierte que no es que los textos vayan uno tras otro al azar. Los tres textos tienen algo en común, en ellos nada es lo que aparenta ser, y en eso, los tres relatos se supeditan a la voluntad del equipo y al espíritu de la partida de domino. El libro tampoco es lo que aparenta ser: no es una recopilación ilustrada -muy bien ilustrada, con humor y garra- de relatos breves al alcance de cualquier niño, es el resultado de un trabajo de equipo, porfiando por dar al lector una ganancia lúdica en lo referente al acto de leer. Si leer es interpretar, comunicar, ello se puede hacer desde las más canónicas y eruditas ramas del saber o desde las más bajas briznas de la sencillez. En mi opinión, 6-COLORES opta por el segundo camino, y proporciona a los lectores espectadores una interesante y accesible joya bibliográfica donde no hay trampa ni cartón y nada se oculta o esconde, si se mira eso sí, con detenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *