1€

Federico Delicado
Madrid: Ediciones El Jinete Azul, 2010

Globo de silencio por 1€

Él

Toda imagen ocupa un espacio físico. En el caso del cómic,  la viñeta y la página son  los lugares donde la imagen representa instantes.

Ella

Si la imagen de la que hablamos es narrativa, además de un espacio físico, ocupa uno temporal. La característica común a toda narración, que la distingue frente al resto de producciones textuales, es precisamente su desarrollo en el tiempo.

Juntos

Pero también hay algo más en la página que ocupa un espacio, que marca un tempo y no se ve: existen lugares en blanco, las calles. Allí, la narración no cesa a pesar del vacío. Estos espacios contienen información esencial sobre el hilo argumental de la narración. Ahora bien, la elipsis –visual pero también verbal (en el caso de que el autor decida además crear un cómic sin palabras)– pide ayuda al lector para que escriba, para que dibuje mentalmente, para que inserte la información en el hueco y pase la página, para continuar leyendo la historia. El proceso en el que el lector logra percibir el todo a partir de las partes se llama clausura.

El regreso

Así es muy difícil ser objetiva.

Las viñetas de los tebeos fraccionan el tiempo y el espacio, ofreciendo un ritmo mellado y sincopado de movimientos discontinuos, que el lector tiene que completar conectando lo explícito y lo implícito y, de ese modo, construir mentalmente una realidad continua y unificada (Mccloud, 2008:35). En ese punto, el lector se convierte en cómplice de los sucesos que acontecen en la historia que está leyendo y que seguramente difiera –aunque sea levemente– de los significados que construye otro lector al acercarse a esa misma obra. Es, entonces, el lector quien aporta unidicidad a la historieta y le devuelve su aura (Benjamin, 1989).

El despertar

La narración gráfica requiere en esencia de la imagen secuenciada, de la elipsis justa para que la historia no pierda coherencia ni cohesión; y del lector, en última instancia, para devolverle su naturaleza verbal.

El reencuentro

Leo este cómic. Se llama 1€ y es un relato gráfico mudo, escrito y dibujado por el historietista pacense Federico Delicado. 1€ está estructurado en seis capítulos: él, ella, juntos, el regreso, el despertar y el reencuentro. En 1€ dos niños comparten un sueño y una mujer les acompaña. En 1€ tres personajes se describen, tres vidas se tropiezan y se reconocen de la mano de un narrador omnisciente. En 1€ tres historias comparten espacio en el tiempo y se encuentran en un punto pero sólo el lector lo sabe. En 1€ tres personas anhelan un reencuentro que requiere de la moneda para hacerlo real. En 1€ –hasta aquí los hechos y a partir de aquí mi impresión en palabras de Mesié Bachelard–, gracias al deseo, “hemos pasado del mundo construido al mundo soñado; de la novela a la poesía” (Bachelard, 2006) en un globo de silencio.

Referencias

  • Benjamin Walter (1989). “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”. Discursos Interrumpidos I. Buenos Aires: Taurus.
  • Gastón de Bachelard (2006). Poética del Espacio. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Mcloud, Scott. (2005). Entender el cómic. El arte invisible. Bilbao: Astiberri Ediciones.

“En la época de la reproducción técnica de la obra de arte lo que se atrofia es el aura de esta. El proceso es sintomático; su significación señala por encima del ámbito artístico. Conforme a una formulación general: la técnica reproductiva desvincula lo reproducido del ámbito de la tradición. Al multiplicar las reproducciones pone su presencia masiva en el lugar de una presencia irrepetible. Y confiere actualidad a lo reproducido al permitirle salir, desde su situación respectiva, al encuentro de cada destinatario. Ambos procesos conducen a una fuerte conmoción de lo transmitido, a una conmoción de la tradición, que es el reverso de la actual crisis y de la renovación de la humanidad “(Benjamin, 1989: 10)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *